18 Dec 2020

Acojamos a María en nuestra vida

“José, descendiente de David, no tengas miedo de llevarte a María, tu esposa, a tu casa; si bien está esperando por obra del Espíritu Santo” (Mt 1, 20).

Piensas que no fue fácil para José, en aquel primero momento, acoger a Virgen María, porque María quedo embarazada por la acción del Espíritu Santo. Es el Espíritu de Dios que en Ella realizo la obra divina más extraordinaria, más extraordinaria aún que la propia creación.

Aquí es un nuevo paraíso, una nueva humanidad que nace; y ella nace en el vientre de María. Ahora no es solo Dios que crea criaturas como creo todo mundo y todo el universo más que eso, es Su Hijo eterno que se convirtió criatura humana en el vientre de una criatura humana: la Bienaventurada Virgen María.

Estamos contemplando un milagro, pero no es un milagro pequeño, es el milagro más sublime de nuestra fe. Estamos mirando para María y Ella se convierte el templo de la gracia, el lugar de la acción de Dios.

Tal vez, tengamos permitido que las cosas se conviertan muy sencilla y reducidas en nuestra vida, además de eso, tengamos perdido o nunca tengamos tenido la capacidad de contemplar los misterios de la acción de Dios en nuestra vida, en la vida de la humanidad.

María se convierte el templo de la gracia, el lugar de la acción de Dios

Cuando paro para contemplar el misterio de la encarnación, me quedo estupefacto porque es la nueva creación, es la creación sublime de Dios. Es Dios quien aposta todo en el nuevo paraíso, y ese nuevo paraíso tiene nombre, pues es el vientre de María.

Que acción sublime, divina y magnifica en el cual la vida entera aquí en la Tierra es muy poco para que podamos contemplar tamaño misterio y grandeza de fe. Como José no puede, en un primer momento, entrar el misterio porque no tenía conocimiento, él somete a la voluntad de Dios para poder en Él entender lo que se pasa.

¡Que belleza como Dios se revela en los sueños de José! “José, no tengas miedo de recibir María, porque Ella concibió por la acción del Espíritu”. Y ahora José, que es avisado por un ángel, también pasa a contemplar ese misterio sublime, pasa a participar cuidando y protegiendo Aquella que es el templo de nueva humanidad, Aquella que es el nuevo paraíso que nos trajo el nuevo Adán, Jesús, Nuestro Salvador.

Que podamos acoger a María en nuestra vida, para contemplarnos en Ella el misterio de redención y salvación que Dios realiza en la humanidad.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.