07 Nov 2018

Seamos discípulos auténticos y verdaderos

El discípulo autentico y verdadero es aquel que ama a Dios sobre todas las cosas, sobre todas las personas y situaciones, sobre todo lo que pueda existir

“De la misma manera, cualquiera de ustedes que no renuncie a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo” (Lucas 14, 33).

Ya conseguiste percibir y escuchar que es muy exigente ser discípulo de Jesús. El Maestro exige la medida correcta. Por encima de todo, es esta la verdad que necesitamos saber. EL Maestro quiere que seamos discípulos auténticos y verdaderos. ¿Quien es discípulo autentico y verdadero? Es aquel que ama a Dios sobre todas las cosas; sobre todas las personas y situaciones; sobre todo lo que pueda existir. El amor a Dios esta en primer lugar para aquel que es discípulo del Señor.

El amor a Dios exige de nosotros desapego, porque tenemos apego a las cosas. Por ejemplo, me gusta un bolígrafo y me apego a ella con tanta fuerza, que no la suelta para nada. Yo soy capaz de perder mi vida, pero no pierdo este bolígrafo, porque ella representa todo para mí.

Este bolígrafo es importante, ella me ayuda; pero no puede tener un apego a ella, de modo que en ella pongo todas las fuerzas de mi corazón. Cuando hablo del bolígrafo, puedo referirme a cualquier cosa, como coche o bienes materiales.

Somos apegados a las personas, incluso en aquellas que están más cercas de nosotros. Padres que son apegados a sus hijos y viceversa. Pero; ¿no tenemos que amar los nuestros? ¡Por supuesto que sí! Y tenemos de amar con mucha fuerza, con amor verdadero y autentico, pero el amor que pasa de la medida, se llama apego. Es un amor excesivo. Este amor acaba siendo un amor enfermo que genera conflictos interiores dentro de nosotros.

Quien ama, cuida; y quien ama quiere el bien de sí y del otro. Podemos vivir con él, pero físicamente lejos.

Los padres no crean sus hijos para sí, crean sus hijos para que sigan la vida de ellos. El hombre deja su padre y su madre; la mujer deja su padre y su madre y, a veces, la persona no consigue casarse, porque no consiguen “dejar”. Los padres no dejan; los hijos también no quieren dejar y, crean una situación tan dependiente, que no consiguen seguir el camino de la propia independencia.

Independencia no quiere decir falta de amor, por el contrario, quiere decir amor libre, amor que deja el corazón libre para seguir adelante. Eso se refiere a todas las cosas. Si me es necesario, entonces, valorizo eso hoy; ahora ya ha dado tiempo, pero necesito ir siempre desapegándome de la vida. Cuando no hacemos eso, la muerte se vuelve el mayor de los dramas de la vida, porque somos tan apegados a este mundo y las cosas de él que, cuando la muerte nos tira, ella nos hace morir para siempre.

Si no estamos apegados, si amamos todo lo que tenemos, si amamos las personas que Dios puso en nuestra vida, nunca las perdemos, porque ellas están siempre en el corazón de Dios y, en el corazón de Él, siempre estaremos.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.