15 May 2019

Permitamos que la luz de Jesús nos quite de la oscuridad

“Yo soy la luz, y he venido al mundo para que todo el que crea en mí no permanezca en las tinieblas” (Jn 12, 46)

Jesús no nos quiere tinieblas ni en la oscuridad, no nos quiere perdidos donde estamos. Él nos quiere en la luz. Existe la oscuridad mayor donde la persona esta perdida en sus conceptos y valores, esta viviendo una vida mundana, es una forma de estar con la mente oscura; y la persona, muchas veces, se convierte egoísta, avariciosa, ella no es capaz de dar cuenta los males que ella realiza, las palabras durar que salen de su boca.

Existe también como ocurre con nosotros la posibilidad de conocer Jesús, pero no somos plenamente iluminados por Él. No nos engañemos, porque ni todo que brilla es luz, ni todo que parece ser oro y es oro. Vivimos en un mundo donde muchas cosas son ilusorias, engañosas y aparentes. Compramos un perfume que parece original y solo después que usamos percibimos que no es; compramos cosas que son iguales a las originales, pero, después aparece la marca de la falsificación, del engaño y de la ilusión.

Podemos ser cristianos iludidos y engañados, porque nos iludimos muchas veces; estamos en Jesús, pero no caminamos plenamente en la luz. Ocultamos nuestros pecados y errores, y no permitimos que Jesús nos ilumine. Dejamos allí en la penumbra: “Este aquí no se toca, no se trata”. La persona esta viviendo una vida y haciendo cosas equivocadas y ocultas, y no quiere salir de este mal, de esta oscuridad. A veces, somos cristianos, seguidores de Cristo, pero somos los más egoístas, los más duros, gruesos, sin educación, somos causadores de intrigas, maldades y perversidad.

Encontramos, en nuestro medio, muchas cosas que no se encuentran en el mundo. La luz de Jesús para el mundo no debe estar guiada solo para el mundo; esta luz tiene que penetrar en nosotros, incluso, en nuestras iglesias, capillas y en la espiritualidad que cultivamos, porque puede ocurrir de traernos personas para seguir Jesús y continuarnos caminando en la oscuridad de la vida.

Venimos al mundo como luz y necesitamos permitir que la luz de Jesús nos ilumine para no vivir en la oscuridad

No nos conformemos con la penumbra de la luz, tengamos la luz muy clara dentro de nuestra casa para iluminar bien el ambiente. No nos conformemos con la penumbra del alma, del espíritu y del corazón, pero nos permitamos ser iluminados por Jesús.

No es solo tener una coronilla en la mano, una cruz en el cuello, llevamos una medalla pequeña grande. Lo que necesitamos, más que estas señales externos, que muchas necesitamos incluso quitarlo, es de luz interior.

Muchas veces, nuestro interior esta totalmente confuso. A veces, seguimos Jesús, pero un poco perdidos; y no es que Jesús no nos encontró, pero nosotros, en Dios nos perdemos de Él.

Fácilmente, un discípulos se engaña pareciendo que esta en Dios, pero dejando perderse en medio a la oscuridad. Venimos al mundo como luz, y necesitamos permitir que la luz nos ilumine para vivir en oscuridad.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.