01 May 2019

Jesús es la luz que ilumina las tinieblas del mundo

“Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna” (Jn 3, 16).

Ese es el gran presente y la gran dadiva de Dios para nuestra vida: Él mismo se dio a nosotros. Yo creo que un padre y una madre no tiene nada de más precioso, en la vida, que sus hijos. Lo que es más precioso para Dios es Su propio Hijo Unigénito.

Unido con el Padre, de la misma naturaleza de Él, el Señor compartió Su Hijo y dio a nosotros. ¿Por que nos dio? Primero, porque nos ama mucho, es prueba y declaración de amor, es manifestación maravillosa de Dios para con nosotros.

Cuando alguien nos manifiesta amor, podemos acogerlo o rechazarlo, podemos abrirnos para recibir el Señor o quedarnos indiferente a Él. La verdad es que Dios nos amo sin medida y nos ama sin proporción, tamaño es el amor que Él tiene para con nosotros, sus hijos adoptivos. El Padre quiso rescatarnos, salvarnos y Él propio nos dio su único Hijo para que así lo hiciéramos.

Podemos acoger, abrazar o podemos acoger, quedarnos de brazos cruzados, indiferentes y rechazar ese amor que Dios tiene para con nosotros. Ser amado por Dios, acoger el amor de Él es acoger Jesús su único Hijo.

Jesús vino para nosotros como Luz, porque Dios vio la oscuridad en el cual estábamos sometidos

Jesús vino para nosotros como Luz, porque Dios vio la oscuridad en el cual estábamos sometidos, a la oscuridad en el cual se encontraba nuestra alma y nuestro corazón, y Jesús es la luz que vino para iluminar las tinieblas del mundo, las tinieblas de nuestra vida, las tinieblas que envuelven nuestra alma y nuestro corazón. Quien practica el mal, quien vive en el mal y no quiere salir de él, odia Jesús, no recibe a Él ni acoge Su luz.

Podemos incluso haber practicado algunas obras malas, en esta vida, pero podemos salir de ellas, podemos rechazarlas y podemos vencer el mal en nosotros con la luz que es Jesús. Acogemos aquel que es nuestro Salvador, acojamos Jesús que vino liberarnos de todo el poder de las tinieblas y de la oscuridad que el maligno puso en nuestra vida y en nuestro corazón.

Permitamos ser amados por Dios acogiendo Jesús, Su único Hijo.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.