02 Feb 2018

Necesitamos vivir como un consagrado e ungido por Dios

En el bautismo Dios concede la gracia de ser consagrado y ungido

“Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor, como está escrito en la Ley: “Todo varón primogénito será consagrado al Señor”. El niño iba creciendo y se fortalecía, lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba con él” (Lc 2, 22-40).

Jesús es el consagrado y ungido de Dios por excelencia, pero la unción del Padre que esta sobre Él y se acerca sobre Él y es extendida a todos nosotros. Aquel que es el ungido de Dios, vino a traer la unción y bendición a todos nosotros.

La gracia que el bautismo confiere a mí y a ti es la gracia de ser bautizados y marcados por el símbolo del Espíritu Santo. Por él somos lavados y purificados. Y, una de las gracias que observo con mucho amor, es la gracia de la unción con el aceite del crisma, que hacemos en cada niño, en los catecúmenos cuando son bautizados.

Te digo a ti: ¿por que nosotros recibimos esta unción? Nosotros recibimos esta unción para ser ungidos, consagrados, para ser propiedad del Señor, nuestro Dios, aquel sello que esta en nosotros, dice que pertenecemos a Dios.

Podemos llevar una cruz, una medalla y cualquier símbolo, pero la unción es mucho más que cualquier símbolo externo. La unción esta dentro de nosotros, de nuestro pecho, de nuestro corazón, de nuestras vidas. Estamos marcados en el cielo delante de Dios como hijo, cosa y propriedad del Señor.

Ahora es verdad que necesitamos vivir una unción, en la gracia y como un consagrado a Dios. La primera cosa es tomar consciencia de nuestra consagración, de nuestra unción y de que pertenecemos a Dios, y somo hijos de Él, entonces, necesitamos vivir como sus hijos.

Disculpa, no basta saber que un día fuimos bautizados, es importante que yo exhale la gracia del bautismo en mi vida. Es necesario que la unción que recibimos, transborde en lo que hablamos, hacemos y vivimos.

En el mundo donde estamos, necesitamos transbordar la unción y la gracia de Dios, que cae sobre nosotros. La gracia de vivir en la unción, vivir como ungidos y consagrados a Dios.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote da Comunidade Canção Nova, jornalista e colaborador do Portal Canção Nova.

https://www.facebook.com/pe.rogeraraujo/?fref=ts

Ajude a Canção Nova!

Maio

58%

Confira a ediçao especial da revista
Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.