03 Jul 2019

La fe va más allá de los sentimientos

“Trabajen, no por el alimento perecedero, sino por el que permanece hasta la Vida eterna, el que les dará el Hijo del hombre; porque es él a quien Dios, el Padre, marcó con su sello” (Jn 6, 27)

Jesús, el Resucitado, esta diciendo al apóstol San Tome lo que tenemos, hoy, la gracia de celebrar: “No sea un hombre incrédulo, más fiel”

Incredulidad todos nosotros tenemos. Somos una mezcla de fe e incredulidad, una mezcla de confianza y desconfianza hasta de Dios. Yo sé que todos nosotros creemos en Él, pero no nos abandonamos en Él.

Somos movidos por aquello que domina el mundo en que estamos, que es el racionalismo y el materialismo. La racionalidad hace parte de aquello que somos mientras personas humanas, y no podemos ignorar la razón, la cual es muy importante para que las cosas sean conectadas, comprendidas y resueltas.

Lo que no puede es la razón dominar la fe. La razón tiene elementos maravillosos para la fe, pero la fe es algo muy importante pero sublime, ella es sobrenatural, es nuestra unión con el Divino. Por eso, no podemos convertir nuestra fe material.

La fe material es aquella en que solo creemos en lo que vemos, en lo que los ojos pueden ver. Eso no es fe, por el contrario, eso es falta de fe, porque creemos en un Dios que no vemos, pero amamos a Él y tocamos, porque Él toca en nosotros, y su gracia esta en nosotros.

La fe necesita estar para más allá de los sentidos y sentimientos, porque ella es el encuentro personal y transformador con Dios

La gracia de Dios se materializa cuando la asuminos en nuestra vida y la hacemos ocurrir. La fe en Dios no se materializa en el sentido de la presencia sensible, humanamente hablando, pero la fe se materializa en los gestos, en el amor, en la vivencia y en las actitudes que demostramos en relación a ella.

Nuestra fe, muchas veces partida, se convierte una fe incrédula cuando pasamos por decepciones. Los discípulos estaban despertando de una profunda decepción, porque el Maestro que ellos seguían fue crucificado. Es obvio que eso os dejo triste, porque no se preparan o no sumergieron en el misterio de la cruz.

Cuando no sumergimos en el misterio de la cruz de Jesús, también nos abalamos delante de las adversidades, de las situaciones complicadas y duras de la vida. Nos abalamos delante de muchas situaciones. Cuando nuestra fe es autentica, cuando ella es probada en el misterio de cruz de Cristo, pasamos por situaciones, purificaciones, ni sentimos la presencia de Dios muchas veces, pero nuestra fe es para más allá de nuestros sentimientos.

No creemos porque sentimos, creemos, porque Él nos ama y nuestra respuesta de amor a Dios es nuestra fe. Por eso, la fe necesita estar más allá de los sentidos y sentimientos, porque fe es encuentro personal y transformados con este Dios que dio razón y sentido para nuestra vida.

¡Dios te bendiga!

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.