16 Apr 2018

La Eucaristía es el alimento para la vida eterna

Debemos buscar este alimento que es la Eucaristía

“Les aseguro que ustedes me buscan, no porque vieron signos, sino porque han comido pan hasta saciarse. Trabajen, no por el alimento perecedero, sino por el que permanece hasta la Vida eterna, el que les dará el Hijo del hombre; porque es él a quien Dios, el Padre, marcó con su sello” (Jn 6, 22-29).

Todo esfuerzo y trabajo humano es para tener el pan de cada día; el esfuerzo del padre que trabaja para poner en la mesa de los hijos; y el de la madre que da lo mejor de si para que su casa sea sostenida. Nadie es digno de pasar hambre, y de no tener el alimento cotidiano para poder saciarse y sostenerse en esta vida.

Pero, nuestro esfuerzo, trabajo y dedicación no pueden ser solo para adquirir el alimento aquí. Tienen dos cosas: primero, el exceso de alimento nos deja enfermos: comer demasiado, la gula y todo aquello que nosotros ya sabemos que son consecuencias para nuestra salud. La vida humana, muchas veces, esta durando menos porque nos alimentamos mal o en exceso. Y, segundo, cuidar (….), pero no solo del alimento que va parecer (físicamente hablando), y sí, del alimento que nos sostiene para la eternidad y nos hace tener comunión con ella, el alimento que permite la eternidad entre nosotros.

Trabajemos, esforzamos, y nos dediquemos para alimentarnos de Aquel que es el Pan de la Vida, porque nosotros, muchas veces, comemos el Pan de la vida o de esta vida, es decir, las carnes, las comidas, y así, quedamos solo saciados humanamente y no saciados por el Espíritu Santo.

Dejemos ser alimentados por el Señor y nos alimentemos del Señor, pero aquí es necesario un esfuerzo para conseguir el “Pan” de cada día. Es un trabajo sudoroso, esfuerzo y dedicación, para que no dejemos de buscar, de ir atrás, de tener sed y hambre de buscar el Pan del Cielo.

No basta recibir la Eucaristía, muchas veces recibimos la Eucaristía mientras Sacramento, pero no nos esforzamos para tener comunión con Dios.

Eucaristía no es un alimento mágico; ella es un alimento que entra en nosotros; es la gracia de Dios que viene a nosotros. Pero, si no nos esforzamos para generar comunión, la Eucaristía que debería y debe ser la gracia para nosotros, puede incluso ser desgracia en nuestra vida.

Hay personas que no pueden acercarse a la Eucaristía por motivos diversos, pero se esfuerzan para vivir una vida de comunión con Dios, entonces, Él hace comunión con ellas y las dejan iluminadas y transformadas por Su presencia.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.