19 Jul 2021

Viviendo e Evangelio, vemos la gracia de Dios

“Esta raza perversa y adúltera pide una señal, pero solamente se le dará la señal del profeta Jonás” (Mt 12, 39).

Es Jesús quien esta llamando Su generación de mala y adultera. Primero, una generación mala es aquella que vive guiada por las maldades, por las cosa injustas y equivocadas, son aquellos que hacen e mal. Después, una generación adultera es una generación infiel, que no vive la fidelidad a Dios, no vive la fidelidad a sus propios compromisos; y quien vive en el mal y quien vive en la infidelidad, de hecho, no ve las señales ni a gracia de Dios.

Él mismo esta diciendo: “Ninguna otra señal va ser dado, aún que sea la señal de Jonas”. Jonas tiene dos cosas importantes para nosotros. Primero, él es el profeta de la penitencia y de la conversión. Nínive vivía una verdadera desolación y sería totalmente destruida por causa de sus pecados, pero antes que Nínive fuera destruida – porque la consecuencia del pecado es la distribución, el pecado nos autodestruye -, el propio Jonas da una señal, anuncia un otro camino de salvación para aquella ciudad, anuncia a ellos la penitencia y el arrepentimiento.

Que el Evangelio sea vivido en nuestra vida, pues es así que vemos la gracia de Dios

Miremos para nosotros: muchas veces, queremos que Dios haga algo por nosotros más de lo que Dios ya hizo, más que las señales de las gracias de Dios que están allí. Lo que nosotros necesitamos es de penitencia, de conversión, necesitamos reparar la dirección para donde nuestra vida esta yendo, necesitamos rever nuestros actos, nuestras actitudes, porque estamos quedando incluso delante de la gracia de Dios.

Es mucha maldad y perversión de nuestros tiempos vemos solos los defectos y los problemas de los demás. Vivimos acusando unos a otros y no arrepentirnos ni convertirnos de nuestras maldades.

¡Si aquella generación fue mala y perversa, imagina lo que esta siendo nuestra generación delante de Dios! Los ninivitas se convirtieran delante de la predica de Jonas. ¿Y nosotros, estamos convirtiéndonos delante de la predica, del anuncio del Evangelio? ¿Estamos dejando que el Evangelio nos convierta, estamos permitiendo que el Evangelio, a cada día, transforme nuestra mentalidad y nuestro corazón? ¿O estamos aún en aquellas viejas actitudes, en los mismos rencores, mismos resentimientos, las mismas tristezas, las mismas actitudes, las mismas agresividades?

Que el Evangelio sea vivido en nuestra vida, pues es así que vemos la gracia de Dios.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.