02 Feb 2021

Tomemos conciencia de nuestra consagración a Dios

“Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor” (Lc 2, 22).

Ya se pasarán 40 días de la celebración del nacimiento de Jesús, y después de los 40 días Jesús es llevado al templo para ser presentado al Señor. Aquel que nos fue enviado por Dios es llevado por Sus padres para presentar, para decir: “Ese niño esta a servicio del Señor. Él pertenece al Señor. Él es un consagrado del Señor”.

Así rezaba la Ley: “Todo primogénito del sexo masculino debe ser consagrado al Señor”, y Jesús es el consagrado por excelencia, Él es el consagrado del Padre.

La consagración es el acto de convertir una cosa sagrada. Puede incluso parece redundante para nuestra mentalidad, pero Jesús es sagrado. Él, mientras hombre, esta consagrando y entregando toda tu humanidad para Dios. Él esta nos enseñando lo que también debemos hacer y, un día, nuestros padres lo hicieran. Porque nosotros también fuimos presentados a Dios, también fuimos consagrados a Él, también fuimos entregues por la gracia del bautismo.

La fiesta de hoy es una invitación y una provocación, para que tomemos consciencia de nuestra consagración

Quedo admirado, porque, cada vez más, los padres, así que los niños nacen, en la primera oportunidad, llevan a la iglesia, un lugar de la vivencia de fe, para presentar a la propia comunidad.

Ese ritual no es un ritual sacramental, él no sustituye el rito del bautismo de forma alguna, pero necesito decir que es un ritual sagrado y bello. He vivido años en los Estado Unidos y vi que era un acto muy practicado allá, y tengo el placer cada vez que veo una madre traer un niño pequeño en los brazos muchas veces, aún recién nacido, para entregar a Dios.

Es necesario decir que la verdadera consagración es el bautismo de cada uno de nosotros. Si Jesús fue aún niño, con 40 días, consagrado a Dios, aún lamento que hay personas que tengan dudas sobre porque bautizar un niño tan temprano. La pregunta no es esa. La pregunta es: ¿PO que no bautizar tan temprano nuestros niños? ¿Por qué no consagrar tan temprano nuestros niños a Dios?

Ya en el vientre de la madre, ya bendigo, consagro y entrego, y luego que viene la Iglesia para el ritual del bautismo, la consagración bautismal es plena. No solo por el agua del Espiritu que viene, y el niño es bautizada en el Espíritu Santo, pero por toda la unción que el niño recibe en el pecho, en la frente. Somos ungidos con el aceite de la consagración, somos ungidos con el aceite del crisma, con el aceite de los catecúmenos, es decir, convirtiéndonos propriedades de Dios.

La fiesta de hoy es una invitación y una provocación, para que tomemos consciencia de nuestra consagración, pues yo, y tú, nuestros hijos somos propiedades de Dios, pertenecemos a Él y necesitamos permitir que esta consagración y esta unción haga toda la diferencia en nuestra vida.

Lee más y conozca:

.:¿Como elegir los padrinos de bautismo de mis hijos?
.:Oración para Consagrar a tus hijos a la Virgen Maria 

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.