05 Jul 2021

Seamos osados al manifestarnos nuestra fe

“Mientras Jesús hablaba, llegó un jefe de los judíos, se postró delante de él y le dijo: “Mi hija acaba de morir, pero ven, pon tu mano sobre ella, y vivirá” (Mt 9, 18).

El jefe de la sinagoga, que sepamos que es Jairo vio su hija prácticamente muerta en sus brazos, y él, como jefe de la sinagoga, no podía hacer nada por ella. Pero él sabía que Jesús podía dar vida a su hija. Es por eso que él va atrás de Jesús, es por eso que el corre atrás de Jesus y dice: “Ven, pon tu mano sobre ella, y vivirá”.

La fe de Jairo es la fe que deseo para todos los padres, porque nosotros, más que nunca necesitamos de fe para cuidar de nuestros hijos, para dar vida a nuestros hijos. Porque tu puedes dar todo lo que es de materia para los suyos, del bueno y del mejor, pero lo que necesitan los nuestros es de la vida.

Aquí es vida en Dios, vida sublime, vida plena, porque la vida humana se ha convertido frágil; nuestros hijos ha muerto espiritualmente, antes mismo de la muerte física; nuestros hijos ha muerto incluso para el sentido de la vida, porque el mundo ha robado la vida de los nuestros. Necesitamos implorar por la vida de nuestros hijos, invocar a cada día la bendición de Dios sobre nuestros hijos, para que ese mundo no nos robe, para que ese mundo no quite la vida de ellos.

Que la fe nos sane y nos quite los fardos pesados que llevamos sobre nosotros

Reza papa, reza mama por tu niño que esta enfermo y enferma, pero reza por tu niño en todo y por todas las fases de tu vida, porque tu hijo va ser siempre un niño para ti aún convirtiéndose en un adulto. Reza para tu niño ya en tu vientre, madre, reza para que Jesús esté con ella en todas las fases del crecimiento, reza para que la fe sea el gran alimento en la educación, en la formación de los nuestros. Para que la vida no sea robada, para que la vida no le sea quitada. Supliquemos a Jesús por la vida de los nuestros.

En la osadía, manifestemos nuestra fe, porque fue osadía que tuvo aquella mujer que sufría de una hemorragia crónica hace muchos años, y nadie podía hacer nada por ella, ni los médico ni los profesionales todos que ella fue con el dinero que tenía. Ella necesitaba ser tocada por la gracia.

Nosotros, muchas veces, sufrimos de parálisis, de enfermedades, incluso, enfermedades mentales y emocionales hace muchos años de nuestra vida y gastamos con remedios con tratamientos.. Sin embargo, tenemos que correr atrás, tenemos que cuidar de nuestra salud, pero nos falta, muchas veces, una actitud de fe.

Cuando aquella mujer fue para Jesús, ella tiro por encima de Él aque mal que hacia ella sufrir muchos años. Estamos llevando, a veces, fardos pesados, estamos llevando resentimientos, tristezas, rencores, traumas por toda la vida, y Dios no nos quiere con fardos pesados porque el fardo de Jesús es liviano.

Lanzemos, como esta mujer lanzo con toda la fe de su corazón, lo que más pesaba a ella. “Mi hija, tu fe te curo”.

Mi hijo, mi hija que la fe nos sane y nos quite los fardos pesados que llevamos sobre nosotros.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.