19 Feb 2019

No dejémonos acedar por el fermento de la hipocresía

La hipocresía es la mayor tentación que las personas religiosas viven, porque hablan de una religión para todos, pero viven de forma diferente

“Jesús les hacía esta recomendación: «Estén atentos, cuídense de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes” (Mc 8, 15).

Los discípulos habían olvidado de llevar los panes, y estaban cuchicheando entre ellos lo que deberían hacer. Y Jesús prestaba atención en ellos.

Jesús no llama la atención de ellos por el hecho de haber olvidado de los panes, porque todo el mundo puede olvidar de alguna cosa, eso es normal. Jesús llama la atención de ellos para que queden atentos y tengan cuidado para no contaminarse y ser contagiados por el fermento de los fariseos y por el de Herodes.

¿Lo que es fermentos de los fariseos y lo de Herodes?

El fermento que toman cuenta de uno y del otro es la hipocresía. Ellos viven una religión de hipócritas, aparentan ser personas religiosas y de mucha fe, pero, en realidad, son personas que viven una fe solo de cosas externas.

No vivamos una fe como la de ellos. Una fe donde demostramos entusiasmo; hablamos bien de Jesús y de las cosas de Dios; predicamos y queremos convertir a todos, pero dentro de nuestro interior, no cuidamos de cosas fundamentales de la vida.

No nos dejémonos acedar por el fermento de la hipocresía. Porque ella es la mayor tentación que las personas religiosas viven. Porque hablan de una religión para todos, pero viven de forma diferente. No nos dejémonos llevar por esta forma de vida religiosa.

Es la religión de ayer, pero la de hoy también. Porque, muchas veces, vivimos un cristianismo hipócrita, fermentando y alimentando la hipocresía. Vivimos preocupados con la apariencia, con lo que los demás creen, ven y piensan de mí, pero no quedamos preocupados en vivir una religión concisa, coherente, autentica.

Aún que seamos llenos de debilidades, tomemos consciencia de ellas. No demostremos a los demás que somos héroe de la fe, y sí que tenemos nuestras debilidades, pero estamos superando y luchando con ellas todos os días de nuestra vida.

No dejémonos llevar por el fermento de los fariseos y de Herodes, que vivían una descreencia, una desconfianza, una falta de fe en Dios y en lo que Él podía hacer. Quedaban preocupados con las cosas meramente humanas. Mientras que, la religión es una dependencia del sagrado, tiene dependencia de la relación con Dios.

No quitemos la autoridad de Dios y la transferimos para nosotros o para cualquier persona. Solo Dios es Dios. Es Él quien debe ser amado, adorado, glorificado, exaltado. Es Él quien debe guiar nuestros corazones.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.