21 May 2020

Cristo transforma nuestra tristeza en alegría

Les aseguro que ustedes van a llorar y se van a lamentar; el mundo, en cambio, se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo” (Jn 16, 20)

Estamos acompañando el discurso de despedida de Jesús. Él estaba caminando para la casa del Padre antes de Su muerte, antes de la celebración de Su Pascua. Y, en este discurso que no es presentado, Él lleva Su discípulos y tendrán una seguridad.

Su partida, como es la partida que cualquier persona importante para nosotros, representará una tristeza. Mira: los discípulos del Señor, de hecho, quedaran muy tristes, desamparados, se sentirán solos cuando el Señor partió.

Es importante escucharnos lo que el Maestro estaba diciendo: “Vuestra tristeza se transformara en alegría”. ¡Porque esta es la gracia del Reino de Dios! Él es Aquel que transforma nuestro llanto en fiesta, nuestra tristeza en alegría, nuestro luto en gloria porque la presencia de Jesús en nuestro medio transforma lo que esta oscuro en luz vida, transforma las tinieblas de nuestra alma en plenitud de gracia de Dios. Permitamos que Jesús transforme todo lo que entristece nuestra alma, nuestra vida y nuestro corazón.

Sé que el mundo se alegra. ¡Cuantas cosas causan alegrías en el mundo! Alegrías mundanas y pasajeras, alegrías que, muchas veces, van ser un luto eterno.

Lo que nos causa tristeza, miedo, preocupación, inquietudes y perturbación, pongámonos en la presencia del Señor

No necesitamos tomar parte de la alegría mundana, de alguna forma. Alegrémonos con cosas sencillas de la vida, con el cotidiano de cada día, alegremos hasta con nuestras caídas porque nos levantamos y Dios nos pone de pie; alegrémonos y vamos reír incluso de las pequeñas cosas que cometemos en el día a día.

Aprendamos a nos alegrar con las pequeñas cosas, no esperemos grandes acontecimientos y conquistas, porque la mayor de las conquistas ya nos fue conquistada, la vida nos fue dada y rescatada. Jesús esta vivo y Él es el Señor.

Necesitamos a cada día sumergir nuestra vida en Jesús, Lo que nos causa tristeza, miedo, preocupación, inquietudes y perturbación, pongamos en la presencia del Señor. Muchas veces, quedamos tristes, pero no nos olvidemos: podemos tener tristezas por algunos momentos, solo no podemos nos casar con ellas, no podemos nos acostumbrar con ellas ni dejar que ellas muera en nosotros y manden en nuestra vida.

Permitamos que el Resucitado transforme nuestro llanto y nuestra tristeza en alegría, porque Él esta en nuestro medio.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.