14 Nov 2021

Las segunda venida del Señor debe alegrar nuestro corazón

“Verán venir al Hijo del Hombre en medio de las nubes con gran poder y gloria. Enviará a los ángeles para reunir a sus elegidos de los cuatro puntos cardinales, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo” (Mc 13, 26-27).

Cerca del fin del año litúrgico, contemplamos las realidades finales de nuestra vida, y no solo de nuestra vida personal, individual, pero de toda la colectividad del universo, del planeta Tierra donde nosotros estamos. La verdad final es esta: el Hijo del Hombre vendrá en Su gloria.

La parusía, la segunda venida de Jesús, es una realidad de fe, no es una fantasía. Profesamos, a cada domingo, en la liturgia: “Creo en Jesucristo que va venir para juzgar los vivos y los muertos”, creemos en la segunda venida de Jesús, esperamos la segunda venida del Señor, clamamos con toda la Iglesia: “¡Maranathá! ¡Ven Señor Jesús!”. Ese es el anhelo de la esposa que clama por su esposo, esta es nuestra fe, nuestra esperanza, nuestra expectativa.

Solo tiene miedo de la venida del Señor aquel que no vive para Él

Lee más y conozca:
.:La segunda venida del Señor está cerca
.:Nuestra salvación viene del Señor

El Señor no vendrá para destruir, por el contrario, el Señor vendrá para salvar, el Señor no vendrá para difundir el aniquilamiento; Él viene para realizar la salvación final de toda la humanidad, por eso nosotros esperamos el Señor en la feliz expectativa de aquel que viene.

Solo es triste, tenso, preocupado, solo tiene miedo de venida del Señor aquel que no vive para Él. Aquel que vive para el pecado, aquel que no vive apegado al Señor, aquel que no vive junto a su Señor, porque podrá o deberá ser dejado de lado.

Nosotros que caminamos con el Señor, nosotros que procuramos o debemos buscar llevar la vida en Dios, ese va ser el día de la felicidad eterna, como los profetas ya anunciaban tanto en el Antiguo Testamento: el día del Señor. Aún que el día de Él haya un aspecto de venganza – por supuesto, es venganza contra el mal, contra el maligno, es venganza contra todo aquello que destruye la belleza de la Tierra -, va ser el día del Reino definitivo instaurado en nuestro medio.

Por eso, aguardemos la benedicta esperanza del día del Señor, pero no debemos caer en las ilusiones y en las fantasías criadas en muchas mentalidades. Cuanto a ese día, nadie sabe cuando va ser, ni el día, ni el momento. No importa si es hoy, si es a cien o mil años; lo que importa es que, si es hoy o mañana, estoy preparandome; y más que preparandome, necesito estar preparado para esperar mi Señor que esta llegando, estar siempre viniendo a nuestro encuentro. Ese feliz día de la venida del Señor debe siempre alegrar nuestro corazón y adelantar nuestra conversión.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote da Comunidade Canção Nova, jornalista e colaborador do Portal Canção Nova.

https://www.facebook.com/pe.rogeraraujo/?fref=ts

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.