08 Jun 2021

Testimoniemos el sabor de Dios al prójimo

“Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve insípida, ¿cómo podrá ser salada de nuevo” (Mt 5, 13).

La verdad es o que somos o debemos ser, y si no estamos siendo necesitamos trabajar para ser. Trabajar para ser sal y luz en e mundo en que estamos. Si no cuidamos, vamos perdiendo e sabor y el gusto de vivir; y cuando perdemos el gusto, el sabor, no perdemos solo para nosotros, también convertimos el mundo que esta a nuestro alrededor sin gusto y sin sabor.

Sé que muchas cosas acaban nos frustrando, decepcionando, iludiendo e nos amargando. Y todo eso va quitando el gusto de muchas cosas que nosotros tenemos. La Palabra nos llama la atención para e hecho de que, primero, necesitamos tener e gusto por aquello que, realmente, da sabor a nuestra vida.

Nuestra vida, muchas veces, esta inmersa en sabores ilusorios, en engaños. Seducido como somos por e mundo en que estamos ponemos e placer de la vida en aquello que no es verdaderamente agradable.

Nuestro brillo tiene el sabor del Cielo y nosotros testimoniamos para e mundo que vale a pena ser de Dios

Que tengas alegría en vivir, tengas sabor de vivir, pero tengas sabor por aquello que es autentico, verdadero y justo. No es lo que tiene sabor son solo las cosas de la Iglesia. Por supuesto que las cosas de Dios tiene sabor celeste divino y sagrado, pero e sabor del sagrado esta en las cosas que nosotros vivimos cuando ellas son justas y honestas. ¿hay cosa más sabrosa que hacer el bien para el otro, que cuidar del otro aún que no ganemos nada en cambio?

Aquí, es importante cuando sentimos el sabor de hacer la cosa en la gratuidad, sin esperar recibir nada en cambio, pues so convierte la vida sabrosa y ese es el verdadero sabor. Porque el sabor del mundo exige retribución; estoy siendo retribuido por aquello que hice. ¡No! Estoy haciendo el bien, porque hacer el bien es mi razón de ser, es lo que me da sabor de vivir.

Lee más y conozca:
.:Dios es bueno y providente
.:La oración es el relacionamiento entre Dios y el hombre

Sea, de hecho, sal; tenga gusto, sabor y de sabor a todo lo que haces, pero con aquello que es el tempero de la verdad, de la honestidad y de los valores evangélicos.

Seamos luz que ilumina no seamos aquella luz apagada que nos leva a tropezar y lleva los demás a tropezar, porque no estamos en la luz. No vivamos ninguna situación en las tinieblas. Aquella que esta en las tinieblas, que son pensamientos y sentimientos, purifiquemos por la luz de Cristo, para que nos convirtamos luz de Cristo para los hombres.

Vemos el mundo rodeado de brillos pero no es el brillo del mundo, no es el brillo de parecer, de ser importante, no es el brillo de las estrellas de ese mundo; es el brillo de la santidad, de las virtudes, del buen ejemplo, es el brillo que hace resplandecer en nosotros la luz de Dios.

Las personas están buscando el brillo y las apariencias de este mundo. Nuestro brillo no es de este mundo nuestro brillo tiene el gusto y el sabor del Cielo, y nosotros testimoniamos para el mundo que vale la pena ser de Dios.

¿Que nuestra vida pueda dar testimonio de aquello que saboreamos. ¿Saboreamos Dios? Que tengamos el gusto de Él. ¿La luz de Dios brilla sobre nosotros?

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.