06 Feb 2019

Sea un evangelizador para las personas que están dentro de tu casa

No podemos omitirnos y dejar de llevar la presencia de Dios a los nuestros, para los de dentro de nuestra casa

“Al irse Jesús de allí, volvió a su tierra, y sus discípulos se fueron con él. Cuando llegó el sábado, se puso a enseñar en la sinagoga” (Mc 6, 1)

Es hermoso acompañar cuando Jesús volvió a Jerusalen, para la tierra en que fue creado. Él volvió allí para hacerse y para llevar, a los suyos, aquello que Él vino traer.

Nosotros no podemos omitirnos y dejar de llevar la presencia de Dios a los nuestros. Muchas veces, llevamos Dios para los de fuera, para el mundo, hasta porque, es más facil y, el mundo, a veces, nos acoge mejor. Porque, los nuestros, nos miran, conocen nuestras debilidades, nos ven simplemente como el “común”, y no ve la gracia que necesitamos llevar.

Pero, nosotros necesitamos asumir nuestra misión, sea dentro de casa, en la familia, donde vivimos, porque, allí debemos proclamar la presencia de Dios. Mira: Jesús no se omitió; Él volvió a Su tierra, fue a sinagoga y, el más importante, allí Él enseñaba la Palabra de Dios.

No sea catequista solo para fuera; no sea evangelizador solo para los de fuera. Sea un evangelizador dentro de tu casa. Con humildad y sabiduría evangélica hable de Dios para los tuyos, esta es nuestra primera misión.

Después que Jesús enseño en la sinagoga, allí Él no puede hacer muchos milagros, no puede derramar la gracia. Sepamos que escuchar ya es una gracia, pero el milagro es cuando escuchamos la Palabra de Dios y ella nos penetra. Porque es, entonces, que se realiza el Reino de Dios en nosotros, porque ella cambia nuestras convicciones y transpone nuestra forma de pensar. ¿Queremos milagro mayor que ese?

Sepamos que, cuando acogemos la Palabra de Dios, permitimos que ella entre nosotros, cambie aquellos sentimientos negativos que cultivamos en nuestros corazón y cambie, también, nuestra forma de actuar. Pero, allí en Jerusalén, muchos no supieron. Ellos miraron para Jesús solo como más uno y quedaron escandalizados con Él.

Por eso, Jesús sano solo a algunos enfermos y se admiro con la falta de fe de ellos. Es necesario tener fe para acogerlo, amarlo; es necesario tener fe para que Su Palabra no sea solo escuchada, y sin quedar rumiando, guardada y vivida. Entonces, veremos el milagro ocurrir dentro de nuestra propia vida.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.