02 Aug 2022

Pide al Señor que venga a tu ayuda

“Pero, al ver la violencia del viento, tuvo miedo, y como empezaba a hundirse, gritó: Señor, sálvame. En seguida, Jesús le tendió la mano y lo sostuvo, mientras le decía: «Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?.” (Mateo 14,30-31)

Mis hermanos, nosotros nos deparamos con este Evangelio donde el Señor, después de haber sanado el hambre de la multitudes, comenzó, alló, a despedir de aquella multitud, mientras los discípulos fueran delante en una barca. Jesús fue después. Y en la madrugada, el Señor fue al encuentro de ellos caminando sobre el agua. Pero los discípulos estaban, quedaran asustados, porque han visto caminando sobre el agua e imaginaran que era un fantasma. Y Jesus dijo a ellos: “¡Coraje, soy Yo, no tengas miedo!”.

Mira que interesante: después de los discípulos haber visto el Señor realizar milagros, después de ellos haber visto el señor enseñar. ¿Será que multiplicar los panes, realizar muchos milagros, enseñar, ya no basta para que ellos creen que Dios estaba con ellos? ¿Y no imaginasen que era un fantasma? Pues es, aún habiendo hecho experiencias con Dios, ellos imaginaban que era un fantasma.

Mis hermanos, nosotros también podemos pasar por eso. Aún nosotros, en el camino con Dios, podemos haber experiencias de miedo, experiencias donde nosotros imaginamos que el mal esta delante de nosotros y tenemos aquel mal, y pensamos que es una fantasma. Fue lo que ocurrió con aquellos discípulos. No era una fantasma, era el Señor. Y el Señor, entonces, apareció a ellos, ellos identificaran entonces que era el Señor, y Pedro quiso caminar, quiso ir al encuentro de Jesús caminando sobre el agua. Y Jesús dijo: “¡Viene!”, y Pedro comenzó a dar los primeros pasos, pero porque vino un viento, como nosotros escuchamos aquí, ella sintió miedo y comenzó a hundir y pido ayuda a nuestro Señor. Nuestro Señor extendió la mano, y él puede ser salvo allí.

Aún que vengan los vientos, aún que tu comiences a hundir, pide ayuda a Nuestro Señor

Mis hermanos, Pedro incluso se olvido que sabia nadar, ¿no lo es? Como pescador con experiencia, como dueño de una compañia de pesca, él sabía, con seguridad, nada, pero el miedo, hizo con que incluso sus habilidades fuesen olvidadas.

Mis hermanos, cuando nosotros nos olvidamos de que es Dios que esta con nosotros,que nosotros estamos con Él, incluso las habilidades que nosotros tenemos nosotros nos olvidamos por causa del miedo. El miedo ciega, el miedo desgraciadamente barra incluso nuestras habilidades. No tengamos miedo. Y nuestro Señor, por supuesto, Jesús llamo la atención, allí, de Pedro: “¡Hombre debilitado en la fe!”.

¡Mi hermano y mi hermana, despierta, despertamos! No seamos debilitado en la fe, o aún viniendo la debilidad al mismo tiempo hagamos como Pedro, pide ayuda a nuestro Señor.

Nuestro Señor llamo la atención de él, pero lo salvo. No tenga miedo, también de pedir ayuda a Dios, de pedir ayuda al Señor. Por más experiencia que tengas en tu camino de fe, no dejes el miedo también tomar cuenta de tu corazón. ¡Coragen! ¡Coragen en tu camino cristiana, coragen para realizar tu trabajo, coragen para anunciar el Evangelio, coragen! Aún que venga los vientos, aún que tu comiences a hundir, pide ayuda a nuestro Señor. Él va venir a tu encuentro, Él te va ayudar, Él te va rescatar, Él me rescatar.

Y que el Señor nos ayude a vivir nuestro camino con Él, haciendo siempre la voluntad de Él, con coragen. Y aún que venga el miedo, no tenga recelo de pedir ayuda.

Pidamos ayuda de nuestro Señor: “¡Señor, ayudame!”, tu puedes gritar también, en tu corazón, “¡Señor, ayudame estoy hundiendo! Yo consigo navegar, yo consigo, yo tengo habilidad para eso y para aquí, pero yo necesito Señor, de tu ayuda”. Sí, que Él venga a tu ayuda, porque, nuestra dependencia debe ser de Él y nuestra inspiración siempre va venir de Él, para realizarnos todo lo que Él desea de nosotros.

La bendición de Dios Todopoderoso. Padre, Hijo y Espíritu Santo.

¡Amén!


Padre Márcio Prado

Sacerdote da Comunidade Canção Nova.

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.