11 Feb 2019

Donde Jesús estaba, los enfermos eran llevados a Él

Necesitamos ser el cuidado del Señor en la vida de nuestros hermanos enfermos

“Comenzaron a recorrer toda la región para llevar en camilla a los enfermos, hasta el lugar donde sabían que él estaba” (Mc 5, 55).

Jesús recurre todos los lugares anunciando el Reino de Dios y predicando el Evangelio. Donde Jesús estaba, los enfermos era llevados hasta a Él.

Es Jesús que va hasta los enfermos que van hasta Jesús. Es Jesús que viene al encuentro de nuestras enfermedades, y nuestras enfermedades que necesitan ir al encuentro de Jesús.

Hoy, la Iglesia celebra el Día Mundial de los enfermos. El Sacramento de la Unción de los Enfermos es una gracia muy particular, reservada a todos nuestros hermanos y a cada uno de nosotros, que sufrimos enfermedades.

Es Jesús que se hizo solidario con nuestras enfermedades, ellas de revelan nuestra debilidad humana. Todos nosotros somos perecedero y susceptibles a las enfermedades. Necesitamos cuidar de nuestra salud u hacernos todos los esfuerzos posibles para que ella esté en día.

No podemos sencillamente, esperarnos milagros del cielo. El gran milagro de la vida es cada uno de nosotros saber cuidar de la salud, dando el mejor de nosotros, nos previniendo de los males de este mundo, incluso, de los males que ataca nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestro Espíritu, nuestra, nuestra salud, nos prevení para que tengamos paz y salud.

Pero, en el momento de la enfermedad, Dios jamás nos abandona. En el momento del dolor, de la aflicción y de la tribulación, el Señor quiere estar muy cerca de nosotros, y nosotros necesitamos estar cerca de Él. Por eso, hoy, necesitamos llevar nuestros enfermos a la presencia de Jesús. Necesitamos, cada vez más, asociarlo al Cuerpo Místico de Jesús predicando en la Cruz, el Cuerpo de Cristo sufridor en la Cruz. Es allí que Cristo sana nuestro dolor y nuestras enfermedades.

Primera cosa, es necesario sufrir junto. Sufrir con quien sufre; estar al lado del enfermo, jamá abandonarlo. Porque, muchas personas acaban sufriendo mucho más por el dolor de la incomprensión, de la soledad, y de la falta de cuidados.

Atención para con los enfermos de los hospitales, de nuestra casa y familia, porque, muchas veces, no conseguimos dar aquella debida atención que ellos necesitan.

Entonces, hoy, la invitación de Jesús a nosotros es para darnos más atención a los enfermos y los que sufren. Si, hoy, tenemos salud y podemos hacer alguna cosa por los que sufren, vamos hacer. Porque, mañana, la situación pude invertirse, puede ser que seamos nosotros que necesitamos de cuidado del otro.

Como es importante ser la mano, el cuidado y la presencia en la vida del otro. Especialmente en el momento del dolor y de la debilidad. Jesús esta a nuestra lado y nosotros necesitamos estar al lado del otro, ayudándole, levantándole y llevando el amor misericordioso del corazón de nuestro Dios.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.