11 Sep 2019

El Reino de los Cielos pertenece a los pobres

“¡Felices ustedes, los pobres, porque el Reino de Dios les pertenece!” (Lc 6, 20)

El reino de este mundo pertenece a los grandes, a quien tiene poder y dinero. Las personas están peleando para hacer parte del reino de este mundo, y las disputas son grandes en todos los lugares y en todos los campos. Hay disputas para sobresalir sobre los demás, para ser más importantes que los demás, muchas veces, pisando y masacrando las personas, dejando millones de hijos de Dios en la indigencia, en la pobreza y miseria.

¿Para donde se vuelve la mirada de Dios? Jesús esta nos mostrando que primero es para los pobres. Felices los pobres, porque el Reino de Dios pertenece a ellos.

El Reino de Dios pertenece a los pobres de este mundo, además, no hagamos aquella visión de que se trata solo de una pobreza espiritual. Dios es el salario del pobre y del indigente, Él es la gracia que llena el corazón de ellos.

Es verdad que, nosotros que tenemos algo a más, algo para comer y tenemos alguna estabilidad en la vida deberíamos ser la presencia de Dios en la vida de los pobres, porque ellos son presencia de Dios para nosotros.

Felices los pobres, porque el Reino de Dios pertenece a ellos

No da para mirar para Dios, si no miramos para los pobres y hambrientos. Y, no podemos caer en aquella espiritualidad mediocre de decir: “Yo también soy pobre”, porque estoy me refiriendo a los pobres entre los más pobres. Son los pobres amados por Santa Teresa de Calcuta, los pobres amados por la hermana Dulce, los pobres amados por la Iglesia y por Jesús, los pobres que, muchas veces, no tiene lo que comer ni vestir. Los pobres que lloran tiene donde reír en el Reino de los Cielos, así como Lázaro del Evangelio, que tenía como consuelo solo los perros para lamer sus heridas.

Nuestra conversión pasa por cuidar de los más pobres. Ese “ahí” viene de Jesús: “Ay de ustedes los ricos. Ay de ustedes que estas hartos. Ahí de ustedes que ríen”. El riso del mundo son las lagrimas de los ojos de Dios. Las lagrimas de los ojos de Dios son las desigualdades que cercan el mundo donde nosotros estamos.

Si queremos ser cada vez más de Dios, seamos amigos de los pobres, de los sufridos, de aquellos que no tiene nada, porque tiene solo las migajas que caen de nuestras mesas.

El Reino de los Cielos pertenece a los pobres; no podemos perder el Reino porque no cuidamos de ellos.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.