26 Oct 2021

El Reino de Dios se hace presente en las pequeñas cosas

“Se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su huerta; creció, se convirtió en un arbusto y los pájaros del cielo se cobijaron en sus ramas” (Lc 13, 19).

El Reino de los Cielos esta aquí, el Reino de Dios esta en nuestro medio; ahora necesitamos tener mucha atención, cuidar del discernimiento para tomar posesión y para estar en él.

El Reino de Dios no es aquella cosa como son las del mundo, ¿sabes? Lleno de aderezo, de propaganda… ¡No! El Reino de Dios, primero, es como un grano pequeño de mostaza. Hice cuestión de decir “grano pequeño”, porque el grano de mostaza es una grano ínfima, pequeño, que incluso se pierde en la palma de la mano. Y, muchas veces, él es ignorado, no prestamos atención en él, aunque, en nuestra cultura, no lo tengamos, coo es en la cultura judaica, donde existe el grano de mostaza en abundancia. Él es un grano, una semilla que, una vez sembrado, crece y se convierte una gran árbol, pero él fue ignorado por su tamaño. ¡Y cuantas cosas son ignoradas por el tamaño!

Cuando yo creo en las pequeñas cosas, es pequeña en la proporción mundana y humana, pero para Dios existe la grandiosidad del Reino de los Cielos

Lee más y conozca:
.:Haz una opción consciente por el Reino de Dios
.:¿Cuánto cuesta el Reino de Dios?

Vivimos en la sociedad de la grandeza, donde el ser grande, el ser importante, el ser visto es importante. ¡No! Una semilla hace toda la diferencia. Por favor, no dejes caer en la tentación de las cosas grandes, pues el Reino de Dios es hecho con cosas pequeñas, el Reino de Dios comienza con pequeños gestos y ocurren con pequeños gestos que tiene valor de eternidad, que es possible transformar mentalidades.

Cuando creo en las pequeñas cosas, es pequeña en la proporción mundana y humana, pero para Dios hay la grandiosidad del Reino de los Cielos. No ignore las pequeñas cosas, porque el Reino de Dios es allí que se hace presente.

El Reino de Dios es también como una mujer que coge el fermento y mezcla en la porción de harina. Tu sabes que el fermento convierte todo fermentado. El fermento llega y domina, son tres porciones de harina, pero basta una pequeña porción de fermento para fermentar y aumentar la masa.

Necesitamos ser fermento en la masa, porque el Reino de Dios es así: donde él llega él pone la consistencia. Lo que nosotros necesitamos en medio a la massa humana que somos es del fermento de la gracia del Reino de Dios para que nuestra mente, nuestro corazón y todo nuestro ser sean transformados por el fermento de la gracia y, al mismo tiempo, necesitamos ser ese fermento en la sociedad en que estamos, en el trabajo que realizamos, en la familia que estamos viviendo.

Necesitamos ser el fermento del Reino de Dios, porque el fermento hace toda la diferencia donde él se hace presente. Él no es la mayor porción, pero él es la porción que da consistencia a cualquier realidad.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote da Comunidade Canção Nova, jornalista e colaborador do Portal Canção Nova.

https://www.facebook.com/pe.rogeraraujo/?fref=ts

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.