11 Oct 2019

El maligno siembra la división en nuestra vida

Cuando el espíritu impuro sale de un hombre, vaga por lugares desiertos en busca de reposo, y al no encontrarlo, piensa: “Volveré a mi casa, de donde salí”. Cuando llega, la encuentra barrida y ordenada. Entonces va a buscar a otros siete espíritus peores que él; entran y se instalan allí. Y al final, ese hombre se encuentra peor que al principio” (Lc 11, 24 – 26)

El Evangelio que escuchamos, hoy, nos muestra algunos aspectos importantes de nuestra vida y de nuestra relación con Dios. El primer es que el Reino de Dios no puede ser dividido, porque una casa dividida es una casa destruida. ¡Imagina como una casa va substituir donde uno se pone contra el otro!

Una casa, una familia, una institución, un grupo de oración, una comunidad …Bueno, la división es la cosas más diabólica que existe. La diversidad es una riqueza y una gracia – la diversidad de visiones y opiniones – , pero toda división hecha para poner unos contra los demás es una obra diabólica.

El “diabulus” es aquel que divide y separa, pone las personas unas contra las otras, es aquel que pone el padre contra sus hijos, los hijos contra los padres, el marido contra la esposa.

La diversidad es una riqueza, pero toda división hecha para poner unos contra los otros es una obra diabólica

No podemos ser instrumentos del mal, no podemos dejar que el maligno nos use como siempre uso la historia de la humanidad, poniendo nuestros primeros padres contra Dios, puso Caim contra su hermano Abel; y vamos ver, durante toda la linea de nuestra historia de salvación, que él es el provocador.

De nada vale acusar cuando, en realidad, seguimos sus seducciones y dejamos que él, realmente, nos lleve a provocar divisiones y sernos causa de división y separación.

En nuestra fe no es diferente. Siempre hubo aquellos que, en la historia, fueron verdaderos provocadores de cismas, confusiones, porque no supieron vivir la obediencia. La obediencia salva, trae la humildad, da sumisión y es donde Dios actúa en nosotros.

La rebeldía es para engendrar la división, por eso el diablo es divisor. En los tiempos de hoy, hay aquellos que quieren sembrar discordias, como hubo en otros tiempos, No es ninguna novedad. Pienso que, hoy, la discordia se difunde con más facilidad, porque tenemos redes sociales. Entonces, es obvio que aquellos que siempre quisieran y trabajaran para eso siguen trabajando.

No podemos dejar nuestra mente y nuestro corazón vacíos, porque, en una mente y en un corazón vacío, donde Dios liberto y hizo Su obra, si nos dejamos tomar por estos espíritus terribles de confusiones, mentiras e intrigas, nuestra situaciones se convierte peor que aquella época que no conocíamos Dios.

Es eso que el Evangelio esta hablando. Si el hombre queda ocio en lugares desiertos en la búsqueda de respuestas y consuelo, viene el demonio con siete espíritus peores, y su estado se convierte peor que el de antes. (cF Lucas 11, 26).

Dios no nos quiere peores, Él nos quiere mejores a cada día, por eso necesitamos dejar que la gracia de Él nos guie al Espíritu de unidad, amor, respeto y, por encima de todo, sumisión a Dios sobre todas las cosas.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.