08 Feb 2020

El descanso es tan sagrado cuanto las obligaciones

“Vengan ustedes solos a un lugar desierto, para descansar un poco». Porque era tanta la gente que iba y venía, que no tenían tiempo ni para comer” (Mc 6, 31)

Jesús hay una actividad itinerante e intensa mientras va por todos los rincones de aquella Galilea. Él esta anunciando el Reino de Dios; Él esta proclamando la Palabra de Dios. Las multitudes no dan descanso para Jesús, las multitudes molestan a Jesús, porque ellas están enfermas, las ovejas están dañadas.

Y Jesús es movido de compasión por nosotros, por nuestras heridas y dolores. Jesús es movido de compasión por nuestras enfermedades, Él no cansa en cuidar de nosotros, pero esta diciendo a los tuyos: “Quien cuida de los demás necesita cuidar primero de sí. Por eso, Él llama: “¡Ven solos! No viene nadie ni quedate en la presencia de alguien ahora, vamos para un lugar desierto. Vamos descansar un poco”.

Todas estas obligaciones son sagradas: nuestro trabajo; nuestra misión, evangelización; nuestras responsabilidades en casa, en la familia, en el trabajo; pero tan sagradas cuanto estas obligaciones también es el descanso, el reposo. Lo que convierte nuestra generación enfermos, deprimida, depresiva y tan llena emocionalmente es porque no sabemos del valor sagrado del descanso.

No vale aquel dictado viejo: “Mientras descanso, llevo piedras”; de ninguna forma, porque, mientras descanso, descanso; mientras duermo, yo duermo, y no puedo llevar para mi cama las cuentas que tengo que pagar, los problemas para solucionar, preocupaciones para agitar. Dios quiere restaurarme, quiere sanarme cuando yo me tiro en mi cama para dormir; y cuando estoy durmiendo, solo puedo hacer una cosa: dormir, y, de preferencia, sumergir en Dios, entregar para Dios mi sueño y dormir de una forma intensa.

De valor de descanso para tu vida, el valor sagrado y único que él tiene

Yo no puedo quitar el día para descansar y, con eso, adelantar mis trabajos, solucionar mis problemas, porque los problemas no dejaran de perturbarnos mientras no restauranos. Hay personas personas que, desgraciadamente, no tiene tiempo para la casa, familia porque el día en que pueden descansar juntos inventan obligaciones.

“¡Ah, padre! Es porque tu no sabes el tanto de cosa que tengo para hacer”. Todos tenemos muchas cosas para hacer, pero tu no vas esperar la enfermedad o la muerte te paralizar. Tu vas llevar en serio lo que la Palabra nos ordena, va obedecer a Jesús, va obedecer al Padre que hizo el mundo en seis días y, en el séptimo, descanso. Tu vas saber que el descanso es sagrado, él es nuestra forma de rendir culto a Dios y de ponernos en la presencia de Él para que Él nos restaure y fortalezca.

No espere quedar enfermo para implorar de Dios la cura, es mejor cuidarse para no quedar enfermo y, después, no te atormentes. Por eso, te digo: que puedas dar valor al descanso para tu vida; el valor sagrado y único que él tiene, así como Jesús dio para si mismo.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.