14 Jun 2021

El amor es la ley más sublime del Evangelio

“No resistan al malvado. Antes bien, si alguien te golpea en la mejilla derecha, ofrécele también la otra” (Mt 5, 39).

Jesús esta siendo cuestionado sobre la venganza, del “ojo por ojo”, diente por diente”. Es el primer principio de justicia que esta, incluso, en el Antiguo Testamento.

Los hombres con sus sentimientos animalescos quería, muchas veces hacer mal al otro. “Entonces si quiero venganza de quien me hizo mal, yo voy y acabo con ella persona”. Tu piensa en aquellos que tenían una vida primate y llego la ley para decir: “Si una persona te quito un diente, tu puedes arrancar un diente de ella”. “Si la persona te arranco un ojo, tu solo puede arrancar su ojo”.

Fue la forma de una forma primate, dando dirección y pedagogía al corazón humano, además, lo que debo guiar siempre la conducta humana es el amor, el amor antecede la ley. Aún que aprendamos primero la ley, porque ella permite poner ordene en la vida, organización, pero el principio de la ley, la mayor ley es el amor.

Por eso, el Señor Jesús viene enseñarnos que, por mayor que sea nuestro deseo de sernos justos, legalista, justicieros muchas veces, si queremos vivir la perfección evangélica, el amor debe guiar nuestras acciones.

Reaccione con amor a quien no te dio amor, esta es la ley más sublime del Evangelio

Si una persona arranco nuestro ojo, no es para arrancar el ojo de ella, porque tu imagina que eso va funcionar. Porque más que perder e ojo, es perder el corazón; porque el corazón tomado por el odio, por la venganza, por el rencor, es un terror, es un corazón sin vida, es una vida amargada, sin sentido que, cada vez más, se va amargando. A a medida en que cultivamos el odio, el rencor, pero, especialmente, a la medida en que cultivamos a la venganza dentro de nosotros, el corazón se va dilacerando y se estropeando.

Las personas pueden hacernos el mal, pero solo queda en nosotros si permitimos que Él permanezca. Las personas pueden desearnos el mal, pero el deseo del mal no tiene efecto ninguno si yo no compro, no guardo, si no asimilo y no llevo para dentro de mí, el mal que el otro me hizo.

Si quiero desmontar alguien – porque, muchas veces, queremos desmontar las personas – es retribuir el contrario: ¿ella nos hizo el mal? Retribuimos con el bien. ¿Ella habla mal de nosotros? Hablemos bien de ella, queramos bien a ella, deseemos el bien a ella, muestra lo que esta en nosotros (que es Dios) es mayor que esta en ella (el mal), sin necesitar juzgar y tampoco ponerse por encima de nadie.

Es tener convicción de aquello que nosotros creemos, de aquello que seguimos. Si nosotros seguimos la ley del amor, seamos movidos por el amor, ahora si nosotros seguimos el mal, la venganza, el “dar en cambio”, “dar ojo por ojo”, va guiar nuestras acciones y reacciones.

¡Reaccione con amor a quien no te dio amor, esa es la ley más sublime del Evangelio!

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.