02 Nov 2021

La muerte es la puerta de entrada en la eternidad feliz con Dios

“Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada” (Lc 12, 40).

Celebramos, hoy, nuestros hermanos fallecidos, es la conmemoración de los fieles difuntos. No es un día de pesar, es un día de celebrar, de tener nostalgia de personas que hacen parte de nuestra historia y de nuestra vida. En la fe, ellos no han muerto, ellos fueron transformados, fueron para la eternidad. Hoy, nosotros nos volvemos especialmente para recordar y rezar que están especialmente en el purgatorio, purificando, esperando nuestras oraciones.

Vamos celebrar, en el próximo domingo, aquellos que ya participaran de la gloria eterna: todos los Santos. Entonces, es la comunión de la Iglesia que sigue. somos nuestra Iglesia militante, nos uniendo hoy con la Iglesia que padece, la Iglesia que purifica en el purgatorio y, en el domingo, celebramos nuestra comunión con la Iglesia triunfante: la Iglesia que ya esta en la gloria.

La muerte es la puerta de entrada en la eternidad feliz que Dios preparo para nosotros

Lee más y conozca:
.:Finados: una vida transformada, pues la muerte no es el fin
.:La esperanza que le da sentido a la muerte

Es el misterio de la vida humana, es la belleza del amor de Dios que nos pone en la comunión de los Santos, somos solo una Iglesia. Entonces, no es que aquellos que han muerto están lejos, están incluso más cerca de Dios muchas veces, de lo que nosotros ya participamos o ya estamos en la puerta de la espera para entrar en el Cielo. ¿Lo que es importante de nuestra parte? Primero, nuestra oración generosa. Nuestra oración, hoy, es por el sufragio de estas almas, por la purificación, es para unirnos en amor y comunión con estos nuestros hermanos.

Hoy, nosotros rezamos por ellos; mañana, ellos van rezar por nosotros, y por eso la oración es la gran expresión de amor. Amemos y vamos dar nuestra oración con todo nuestro corazón. ¡Esto es fundamental!

Hoy, también es un día de reflexionar sobre el sentido cristiano de la muerte, porque ella tiene otros sentidos y otros significados, pero para quien no cree, para quien es pagano, por ejemplo, la muerte es una tragedia, es el fin de todo. ¡Para nosotros no! La muerte es la puerta de la entrada en la eternidad feliz que Dios preparo para nosotros: “En la casa de mi Padre hay muchas moradas” (Jn 14, 2), dijo Jesús. Entonces, es la oportunidad o el momento de entrar en aquella morada que el Padre preparo para cada uno de nosotros.

Es verdad que necesitamos estar preparados, necesitamos prepararnos para morir a cada día, y no es que necesitamos pensar: “Voy morir….”. No vamos caer en esto, lo que nosotros necesitamos es vivir bien, porque quien vive bien la vida morirá bien, no importa el día ni el momento.

No sabemos cuando va ser nuestro día, nosotros tenemos la seguridad que vamos morir, pero tenemos en esta seguridad una inseguridad: cuando nadie sabe, ni el día y tampoco la hora. Eso es lo que menos importa, porque lo que más importa es lo que la Palabra hoy nos llama: Quedar preparados para hoy, para mañana, para el tiempo que sea para nuestro encuentro feliz con Dios.

Muerte no es tragedia, aún que, en las circunstancias humanas, a veces, tragedias lleven la vida de muchos de nosotros, pero muerte es vida en Dios, es resucitarnos para la eternidad feliz con Dios si vivimos nuestra vida en Él. Hoy, es el día de alimentar la fe, es día de alimentar la esperanza, día de alimentar la confianza, es día de alimentar, más que nunca, nuestro amor a Dios y a nuestros hermanos que ya están en la gloria del Señor o padeciendo por la purificación del purgatorio, ofrecemos nuestras oraciones o ya glorificados en la eternidad feliz. En Dios encontramos la vida, porque Él es vida.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote da Comunidade Canção Nova, jornalista e colaborador do Portal Canção Nova.

https://www.facebook.com/pe.rogeraraujo/?fref=ts

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.