08 Dec 2019

María nos muestra el camino de la gracia

“¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo” (Lc 1, 28).

Salve, María, toda llena de gracia divina, plena de gracia del Señor. Celebrando, hoy, la gran Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, miremos para Aquella que nosotros también debemos ser, porque, el anhelo de Dios, el deseo más profundo del corazón de Él es una humanidad inmaculada, limpia y purificada de toda macula del pecado.

Cuando miramos para María, vemos en Ella el prototipo de que es la Iglesia, de aquello que es el hombre y la mujer que nació en el plan original de Dios. Dios no nos creo sucio, tampoco en el pecado, Él no nos creo en error.

Dios, en el principio, creo el hombre y la mujer Su imagen y semejanza, y el pecado no es imagen ni semejanza de Dios. El pecado es el desvirtuamiento de la gracia de Dios en nosotros.

El desvirtuamiento de la gracia es una desgracia, somos los degradados hijos de Eva que nos manchamos por aquello que nuestros primeros padres lanzaran sobre la humanidad. No es difícil entender que un ar contaminado va contaminar todo el ambiente, no es difícil entender lo que contamina, el virus que pasa, pasa para todos aquellos que son contaminados por él.

Si nos desvirtuamos en algún camino del pecado, tengamos en María una camino que nos muestre la gracia

Dios no nos quiere contaminados por el pecado, por el contrario, Él nos quiere salvos y redimidos. María fue preservada desde Su concepción en el vientre de Su madre sin esa marca, sin esa contaminación del pecado. No fue por Ella, fue por Su Hijo, aquel que es el Salvador.

El primero que Jesús redimió fue Su propia Madre, Aquella de cual Él nacería del vientre. La Salvación que él operó por anticipación en María, Él dese también operar en nosotros.

No fuimos concebidos inmaculados, pero la gracia de Él nos quita la macula del pecado. La gracia de Él porque Él es el cordero que quita el pecado del mundo, quita el pecado de nuestra vida.

María no solo fue concebida sin pecado, pero vivió la vida sin pecado, Ella huyo de los caminos del pecado para vivir siempre en el camino de la gracia. Si nos desvirtuamos en algún camino de pecado, tengamos en María un refugio, una señal, un segmento que nos muestra el camino de la gracia.

Si nosotros seguimos por la desgracia del pecado, que la llena de gracia, como el Ángel la clama, nos apunta la gracia de la salvación, nos muestras el camino de Su Hijo Jesús, que nos salva del mal del pecado.

Dios desea que nosotros también seguimos el camino que María siguió, que también seamos puros, santos e inmaculado, porque fue para eso que Dios nos creo. Somos pecadores, pero no fue para eso que Dios nos creo. Él nos creo para senos santos e inmaculados.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.