14 Aug 2019

Hagamos de la corrección fraterna una norma de vida

Si tu hermano ha pecado, vete a hablar con él a solas para reprochárselo. Si te escucha, has ganado a tu hermano” (Mt 18, 15)

Todos nosotros tenemos necesidad de corrección, todos nosotros necesitamos ser corregidos y necesitamos corregir a los demás. Además, yo no conozco obra mayor de caridad y amor do que la corrección. La corrección es para ayudarnos a ser mejor, corrección es para ayudar uno a los otros a ver lo que no están viendo.

Yo voy arreglar mi blusa y el botón fue puesto delante del otro, fue abotonado de forma equivocada, abotonado muy rápido; entonces, viene mi hermano y me corrige. “¡Que bendición! Gracias, mi hermano”. A veces, salgo de casa con el zapato cambiado, mi hermano vio, él va allá y me corrige. Él no va querer que yo pase vejación, porque ni presto atención en el zapato que he arreglado. En casa, crecemos con la madre nos corrigiendo. ¡Que bendición, que bendecido el padre y la madre que corrigen los hijos! Y de aquel padre y de aquella madre que nos corrige sus hijos.

El marido tiene que corregir su esposa. La esposa tiene que corregir su marido, es obra de amor y de caridad. Hasta los hijos, muchas veces, corrigen los padre. “Padre, no es así. Padre, el señor esta dando mal ejemplo”. Que belleza los hijos que pueden corregir sus padres. Que belleza los hermanos que corrigen unos a los otros. ¡Dentro de casa, como mis hermanos me ayudaran, como me corregirán!

La corrección fraterna es evangélica y la mayor obra de amor que podemos tener unos para con los otros

El problema es cuando el orgullo esta dentro de nosotros, cuando la soberbia toma cuenta de nosotros y no aceptamos ser corregidos por nada. Es una tristeza para nuestra vida no ser corregidos, no tener hermanos para corregirnos. Y lo peor que puede ocurrir en nuestra vida es Dios no nos corregir.

Hagamos de la corrección fraterna una norma de vida, incluso, corregirnos si estamos pecando y equivocando. Solo no podemos olvidarnos que la corrección tiene que ser fraterna y evangélica.

No corregimos en la grosería y en la brutalidad. No se corrige mostrando los demás y tampoco en las redes sociales. Si tu quieres corregir su hermano, va en particular, solos.

Si algún día, necesitamos corregir alguien, y eso puede ocurrir todos los días, que nadie sepa que corregimos el hermano, porque cometemos un pecado mayor si corregimos alguien y decimos para los demás que corregimos. Nadie necesita saber que has corregido su marido, su hermano, sea quien sea.

Si tu quieres ganar su hermano, aprenda a corregir primero en la forma de hablar, en la forma de tratar, en la forma de ser discreto. No podemos quedar mostrando unos a los otros, incluso, hasta ridiculizar los demás y creyendo que eso es corrección.

La corrección fraterna es evangélica y la mayor obra de amor que podemos tener de unos para con los otros.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.