14 Sep 2020

Exaltemos la Santa Cruz de Jesús

“Del mismo modo como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el hijo del hombre sea levantado, para que todos los que en él creyeren tengan la vida eterna” (Juan 3,14-15)

Hoy, tenemos la gracia de celebrar la Exaltación de la Santa Cruz.  Es una fiesta que dice mucho de nuestra fe, porque seguimos Cristo Crucificado. Recuerda-nos Paulo cuando escribió a los corintios que el Cristo Crucificado es escándalo para los judios, es locura para los gentiles, pero para nosotros es el poder de Dios.

Muchas veces, estamos ignorando el Cristo Crucificado, muchas veces no volvemos para aquél que dio su vida por nosotros en la cruz. La cruz por la cruz no salva nadie, pero el Cristo crucificado en la cruz transformó la maldición de la cruz en la bendición que salva el mundo entero. 

Algunas personas se sorprenden: “Jesús no ha resucitado”. Hasta por una mentalidad protestante errada dicen: “No puede tener en la Iglesia el Cristo pregrado”. Pregamos el Cristo Crucificado, El resucitado, pero no podemos, de manera alguna, negar, omitir su muerte redentora, el precio del amor que Dios pagó para resgatar y salvar. 

El Cristo Crucificado no está en la Cruz sufriendo nuevamente, no es esta mentalidad infantil, pero El hace un acto sublime y eterno de salvación por todos nosotros, y este acto necesita ser a todo momento reconocido, venerado, adorado, aclamado, proclamado y exaltado, y por eso estamos hoy exaltando la cruz redentora, la cruz de nuestra victoria y liberación. 

Es necesario, pero más que nunca, exaltar la Santa Cruz, el misterio de Cristo en la Cruz. 

Pero más que nunca llevemos en el pecho, en nuestros lares, en el coche y donde estemos, la victoria de Cristo Crucificado. Pondremos en nuestras iglesias, por las veces, extraño una iglesia que dentro, procuro un lado para otro donde está el crucificado, mi Dios amado, mi Dios que dio en la cruz su mayor prueba de amor por mi. 

Cuando me vuelvo para Cristo Crucificado, no es para tener pena y compasión de mi, permitir que aquello que Él vivió es una intensidad de la cruz se realice en mi vida a cada día. 

Vuelveme para Cristo Crucificado, para que los frutos de la redención de Jesus, de la muerte redentora de Cristo estén en mi vida. No anulemos, no ignoramos por ignorancia de otros el misterio redentor de Cristo crucificado, por lo contrario, es necesario, más que nunca, exaltar la Santa Cruz, el misterio de Cristo en la Cruz, proclamar para “A”, para “B” y para mi, acima de todo, el grito de amor de Jesús en la Cruz, la grandeza del amor que Dios tiene por mi. 

El dio su vida por mi, dio su vida para resgatar, ningún hijo es capaz de olvidar del padre que murió por él. No puedo jamas olvidar o ignorar mi Dios, mi Señor Jesús que en la Cruz dio su vida por mi. 

Exaltada sea la santa cruz, exaltado sea Cristo crucificado que dio su vida para salvarme. 

 

Dios te bendiga


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.