20 Jun 2019

La Eucaristía es el misterio del amor

“Lo que yo recibí del Señor, y a mi vez les he transmitido, es lo siguiente: El Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó el pan, dio gracias, lo partió y dijo: «Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía” (1 Cor 11, 23-24).

En este jueves, hacemos memoria de aquel jueves en que el Señor se entrego por nosotros antes de Su Pasión. Después de las fiestas del tiempo de la Pascua, la Iglesia nos da la gracia de celebranos, en un jueves, la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre del Señor.

Es la mayor dádiva que el Señor dio a Su Iglesia, en el cual vive de la Eucaristía, vive del Cuerpo y la Sangre del Señor. La Iglesia es el cuerpo del Señor. La Iglesia, que es el cuerpo místico de Cristo. Alimenta sus hijos con el Cuerpo y la Sangre del Señor.

Tenemos comunión con Dios por medio del Cuerpo y la Sangre de Cristo. “Les aseguro que si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no tendrán Vida en ustedes” (Jn 6, 53). Por eso, la vida de la Iglesia es la comunión con Jesús en la Eucaristía.

Hoy, hay un sentido festivo, nuestras calles están con adornos para la procesión, para conmemorar y alabar Aquel que se dio por nosotros, para hacernos fiesta a Dios por tanto amor.

La vida de la Iglesia es la comunión con Jesús en la Eucaristía

¿Qué Dios es ese que, además de hacerse carne, de encarnar en nuestro medio, permanece con nosotros donándose en la forma y en la apariencia del pan y del vino? Es un Dios oculto, real, vivo, verdadero y presente con Su Cuerpo y Sangre.

Lagunas confesiones cristianas no comprenden las palabras del Evangelio, profesan que Jesús esta presente de una forma aparente o que Él es solo un simbolismo. Pero no es eso que la Palabra de Dios habla sobre la promesa de la Eucaristía, no habla sobre la presencia aparente, cuanto menos de una presencia de recordación.

Es real, autentica y verdadera. Cuando Jesús nos dice que es Su Cuerpo, quien va decir: “Jesús, no es Su Cuerpo”. Cuando Él nos dice que es Su Sangre, no podemos decir: “Jesús, no es Su Sangre, solo parece con Su Sangre”.

Es un misterio de la fe, pero no un misterio que nadie puede saber; es misterio, porque es muy profundo, es lindo, sublime, divino y sagrado. Es mucho amor.

La Eucaristía es el misterio de amor. Es Dios nos amando, es Dios con nosotros, entre nosotros. Adoremos Jesús en la Eucaristía y, mismo que, por algún motivo, algo te impida de recibir el Cuerpo y Sangre del Señor, por algún impedimento canónico, busque adorar Jesús, busque vivir en la comunión con Él, porque nadie puede ser impedido de adorar, amar y alabar al Señor.

Tan sublime sacramento, volvemos para Él todo nuestro corazón y nuestro amor. Glorias y alabanzas se dan, a todo momento, al Santísimo y Divino Sacramento.

¡Dios Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.