24 Feb 2021

Es necesario reconocer el signo de Dios

“Al ver Jesús que la multitud se apretujaba, comenzó a decir: Esta es una generación malvada. Pide un signo y no le será dado otro que el de Jonás” (Lc 11, 29).

Si la generación de Jesús no era una generación buena, imagina la nuestra que también no es buena. La generación que no reconoce el signo de Dios, vive en la maldad y en la hipocresía. Es la generación que pone Dios a la prueba, es la generación que pregunta: “¿Dónde esta Dios delante de muchas maldades, delante de todo que ocurre?”.

Es impresionante el ser humano porque él provoca las maldades, crea las desigualdades, promueve las disputas, las guerras y los conflictos; cada persona piensa solo en sí y sigue preguntando donde esta Dios.

Dios esta en nuestro medio nos llamando a la conversión, Él esta en nuestro medio – disculpa la expresión – nos llamando a tomar vergüenza en la cara, a bajar hasta el suelo para buscar la humildad y la humillación.

¿Dónde esta Dios? Él esta en nuestro medio pidiéndonos y suplicando que dejemos de lado conflictos, guerras, ataques, peleas y vivamos la reconciliación, el perdón y la misericordia.

La generación que no reconoce el signo de Dios vive en la maldad y en la hipocresía

Preguntamos donde esta Dios, silencioso como siempre, esperando nuestro silencio. Nosotros que hablamos mucho, que somos tan llenos de querer, de voluntades, de opiniones y muchas cosas. ¿Dónde esta Dios? En el silencio más profundo para que nuestros ruidos interiores se tranquilicen para escuchar a Él.

De nada vale quedar buscando signos en el Cielo, de nada vale quedar buscando nubes aquí o allá, esperar espectáculos en el sol, esperar apariciones de eso o de aquello, porque ningún otro signo nos va ser enviado si no el signo de Jonas.

¿Cuál es el signo de Jonas? El primer de ellos es la conversión, la penitencia. Es Jonas quien viene ser para los ninivitas un camino de aliento aquel pueblo que vivía perdido como estaba y encuentra por vía de penitencia un camino de rescate y salvación. Por lo tanto, si queremos un signo para nuestros tiempos, es necesario hacer penitencia, penitenciarnos de nuestros pecados, reconocer nuestras miserias y dejarnos de pecar para buscar hacer la voluntad del Señor.
Jonas es un signo de fe, así como él quedo tres días en la ballena, Jesús quedo tres días en el seno de la tierra y, de allí, salió glorioso. Por eso, miremos para Jesus Crucificado, miremos para ese nuestro Dios amado que resucita de la muerte porque Él también quiere resucitar de todo mal y de todo pecado.

Es necesario más que nunca dejarnos de hacer parte de una generación que nos es buena, perversa e incrédula para hacernos parte de una generación de fe, una generación que se penitencia, que reconoce los pecados y se vuelve de todo el corazón para el Señor Nuestro Dios.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.