04 Nov 2018

Dios desea que todos nosotros seamos santo

Necesitamos luchar para vivir la gracia de la pureza bautismal que nos fue concedido por el Señor. Él es santo y desea que todos seamos santos

“Felices los que tienen el espíritu del pobre, porque de ellos es el Reino de los Cielos” (Mt 5, 3).

Hoy, tenemos la gran alegría de celebrar la Solemnidad de todos los Santos. Ve aquí una particularidad, “todos los santos” quiere decir incluso aquellos que no conocemos, que no son canonizados, que no fueron oficialmente dados por la Iglesia como santos, pero no.

La santidad no es mérito nuestro, pero es merito de Dios, y es Él que llama para junto de Él aquellos que llevaran aquí en la Tierra una vida bienaventurada, son dignos de participar de la gloria celeste. ¡Es el destino de todos nosotros, es lo que debemos anhelar con toda la fuerza de nuestra alma y de nuestro corazón!

No podemos querer ser otra cosa que no sea santo, podemos incluso decir: “Yo soy pecador. Tengo mis pecados”. Todos los santos, con excepción de la bienaventurada Virgen María que también lucho por su santidad para permanecer inmaculada, pero todos nacieron pecadores, y todos no dejaran el pecado prevalecer la gracia, la lucha por la santidad, el combate para vivir la vida en Dios.

El día de hoy nos hace recordar los santos que tenemos devoción y amor, los santos que nosotros conocemos su historia, su vida. Hoy, especialmente, esta fiesta es dedicada para recordar los santos que hacen o hicieran parte de nuestro cotidiano: nuestros abuelos, alguno de nuestros padres que ya partirán para la eternidad, personas de nuestra comunidad, cercanas a nosotros que decimos: “Que persona santa que nos edificó con su vida, que vivió estas bienaventuranzas, el espíritu de la pobreza, de la aflicción, de la mansedumbre, de la paz, de la pureza”. Fueron perseguidos, injustificados, pero permanecieron fieles a Dios y a Su palabra.

Son estas personas que entramos celebrando en el día de hoy, esta gran multitud que ocupa lugar en el corazón de Dios y participan de la felicidad sin fin que nadie mas podrá robar. ¡Que mérito estos hombres y estas mujeres tienen ! De nuestra parte, nuestra lucha, porque nuestra meta es el Cielo, es vivir junto con ellos en la eternidad feliz, junto con Dios.

Es necesario, en el día de hoy, asumir un compromiso de vivir la gracia del bautismo con seriedad, serenidad y empeño. ¿Qué gracia es esta? El bautismo nos ha conferido a la santidad original cuando nos lavo de nuestros pecados. Necesitamos luchar para vivir la gracia de la pureza bautismal que nos fue concedida por el Señor. Él es santo y desea que nosotros todos seamos santos.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.