02 May 2020

Cultivemos la vida en el Espíritu

“Simón Pedro le respondió: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de Vida eterna” (Jn 6, 68)

La lenguaje, la vida y las palabras de Jesús no son faciles, son duras para nuestra humanidad, especialmente, si nuestra humanidad es revestida por un sentimiento mundano. Si vivimos en la carne y, como la Palabra dijo y Jesús afirmando: “El Espíritu es que da la vida, la carne de nada vale”.

La carne pasa, no permanece; la carne o el cuerpo caminan con nosotros en esta vida terrena. No estamos despreciando nuestra vida terrena, estamos dando sentido a nuestra vida en la Tierra. Pero como vamos dar sentido a nuestra vida, en la Tierra, si no vivimos una espiritualidad de eternidad? Paramos en lo que es provisorio, superficial y no volvemos para el esencial.

Necesitamos cultivar la vida en el Espíritu, porque, si no cultivamos, estaremos solo sirviendo a la carne, nos alimentando, comiendo nuestras comida, todos los días, atrás del pan solo para la vida humana; estaremos en nuestras peleas, atrás del dinero, de construir nuestra casa terrena, pero no nos alimentaremos de la eternidad.

Yo sé que es importante las personas hacer sus economías, economizar para situaciones futuras, pero incluso las economías que hacemos pasan, por más necesarias que sean para cuidar, articular y planear nuestra vida presente.

Necesitamos investir, y no solo en nuestra vida futura, pero en nuestra vida aquí y ahora, cuidando de nuestro espíritu. Y cuidar del Espíritu no es ser una persona “espiritual”, como si estuviéramos todo el tiempo rezando y mirando para el Cielo.

Necesitamos cultivar la vida en el Espíritu, porque, si no cultivamos, estaremos solo sirviendo a la carne

Cuidar del Espíritu es cuidar para que nuestra vida presente sea guiada por Dios y este en Él, para que, eternamente, podamos estar en Él, porque la eternidad comienza aquí y ahora, cuando comenzamos a vivir la vida en Dios.

Fu difícil para muchos judíos y discípulos de Jesús entendieran la espiritualidad y permanecieren en Él por Su cuerpo y por Su sangre. Muchos abandonaron a Él, como muchos abandonan la vida espiritual, pero Jesús no va cambiar por causa de nuestro abandono, somos nosotros que tenemos que cambiar.

Así como Jesús pregunto a los discípulos, esta preguntando a nosotros también si nosotros abandonamos a Él y si también volveremos atrás.

¿Para quien nosotros iremos? ¿A quien iremos recurrir? ¿Quien nos va dar la vida? Porque solo Jesús tiene palabras de vida eterna, solo Él tiene palabra para nuestra vida. Solo Jesús tiene palabras que dan sentido a nuestro vivir y a nuestra existencia. ¿A quien iremos lejos del Señor?

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.