11 Mar 2019

Cuidemos de los hermanos de Jesús

La Palabra de hoy es una invitación para que salgamos de la acomodación en el cual nos encontramos y cuidemos de los hermanos de Jesús

“En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí” (Mt 25, 40).

Hoy, Jesús nos esta mostrando que tus hermanos son todos los menores. Él no se refiere a los menores de edad, pero a los sufridores, a los pobres y enfermos, los presos, los que no tienen ropa para vestir, aquellos que están viviendo como peregrinos en este mundo.

Todas las veces que cuidamos de ellos, estamos cuidando de Jesús como Él necesita ser cuidado. El juicio final es la retribución por la justicia y por la misericordia que practicamos en esta vida.

Muchas veces, nos centramos en amar Jesús. Nosotros amamos a Él en el sagrario, en la adoración, amamos Jesús cuando decimos palabra de amor para Él: “Jesús, yo te amo, te quiero” pero, en realidad, no nos ejercitamos en querer Jesús cuidando de Él.

Cuidar de Jesús es cuidar donde Él esta sufriendo, es dar pan a quien no tiene que comer, es dar ropa a quien no tiene que vestir, es visitar nuestros enfermos y ver nuestros hermanos que están presos, es abrir para acoger las personas que, muchas veces, no tiene donde vivir.

En este tiempo especial de la Cuaresma, tiempo de conversión para nuestra vida, necesitamos convertirnos para las obras de misericordia, practicar la misericordia, tener un corazón misericordioso como lo de Jesús. Este necesita ser el anhelo de nuestra alma y de nuestro corazón.

No basta penitencias que nos apartan de eso o de aquello, de una cosa que nos gustaría, necesitamos aprender a hacer, incluso lo que no nos gusta, que no tenemos tiempo o opción de realizar.

Es necesario encontrar en nuestra practica cristiana el encuentro con Jesús en los pobres y sufridores. La Palabra de Dios, hoy, es una invitación para que salgamos de esta acomodación que nosotros encontramos y cuidamos de los hermanos de Jesús. Los hermanos de Él están en las calles, en los hospitales, están cerca de nosotros. Jesús está necesitando ser cuidado y la forma es cuidar de Sus hermanos, porque ellos son también nuestros hermanos y somos hijos del mismo Padre.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.