14 May 2021

Crecemos en la intimidad con Dios por la vía del amor

“Ya no los llamo servidores, porque el servidor ignora lo que hace su señor; yo los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que oí de mi Padre” (Jn 15, 15).

Hoy, celebramos con mucho amor San Matías, apóstol. Mira que, San Matías fue aquel que fue nombrado para estar en el lugar de Judas del grupo de los Apóstoles. Con todo amor que demostraba a Jesús, al Evangelio y la causa del Reino de Dios, él fue elegido para ser apóstol del Señor.

Celebramos, hoy, nuestro apostolado, nuestro seguimiento a Jesús. Somos también llamados y elegidos para sernos Sus seguidores, y la opción que vino sobre Matías, y también vino sobre nosotros, es para que produzcamos frutos en Dios. Así como Matías produjo el fruto de la perseverancia y del amor, el fruto de la donación, él se convirtió amigo de Jesús, también somos llamados.

Amigos sin dejar de sernos siervos; Él no nos llama de siervos porque somos enviados a servir, el verdadero apóstol es aquel que sirve, es aquel que da su vida, es aquel que se dona y se dedica por la causa del Evangelio, es aquel que dona sin esperar nada en cambio, pero esta a servicio de los hombres y de la salvación.

La vía del amor, primero, es la vida de oración, la oración de la intimidad con Dios

Para ser un siervo, para ser un apóstol, es necesario ser amigo y tu sabe que amigo es aquel que goza de la intimidad, de la cercanía, de la confianza y Jesús no quiere que Sus seguidores sean solo siervos. “Ya no los llamo servidores, porque el servidor ignora lo que hace su Señor”.

Jesús esta diciendo que nosotros sabemos de aquello que Él realiza en nuestro medio, porque somos Sus amigos. Crezcamos en la intimidad con Dios, y el medio para crecer en la intimidad con Él es por la vía del amor.

La vía del amor, primero, es la vía de la oración, la oración de la intimidad con Dios. Jesús pasaba horas tomado por la oración sublime. Necesitamos también ser tomados por la oración, colocarnos en comunión con Dios, para tener el Espíritu de Dios, para sernos movidos por el Espíritu de Él.

Si falto a Judas fidelidad al Evangelio, es porque él amó más el dinero que a Dios, a quien él servía. El discípulo de Jesús no puede amar nada ni nadie más que Jesús, por eso, el discípulo de Jesús pasa muchas horas en la presencia de Él amando y rezando, rezando con amor, amando Su Señor. Revestido de ese mismo Espíritu, él ama sus hermanos, su prójimo, él da la vida incluso por quien no le quiere bien. Él es capaz de soportar incluso quien le hace mal, quien le ha traído, quien le abandono o así por delante.

El discípulo del Señor es revestido del amor que viene del corazón de Dios. Que San Matías nos enseñe a seguir a Jesús, en la fidelidad y en el amor al Evangelio.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.