15 Mar 2019

Busquemos siempre la gracia de la reconciliación

La reconciliación verdadera es cuando buscamos ver y rever los pensamientos que se perdieran por falta de comprensión

“Por eso, si tú estás para presentar tu ofrenda en el altar, y te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí mismo tu ofrenda ante el altar, y vete antes a hacer las paces con tu hermano; después vuelve y presenta tu ofrenda” (Mt 5, 23-24).

La Palabra de Dios que viene, hoy, a nuestro encuentro provoca en nosotros profundas reflexiones sobre nuestras relaciones con el prójimo, principalmente en los sentimientos negativos que, muchas veces, toman cuenta de nosotros.

¿Quien de nosotros nunca sintió rabia? ¿Quien de nosotros nunca se sintió preso, triste con situaciones negativas que vivimos con el otro? Muchas de estas reacciones nos llevan a cerrarnos, a decir palabras duras y, muchas veces, peor, palabras pesadas y malditas, palabras que una vez suelta, destruyen los lazos humanos.

La Palabra de Dios que viene hoy a nuestro encuentro es una palabra de restauración, purificación y reconciliación. Necesitamos purificar lo que esta dentro de nosotros, es necesario quitar de nuestra vida, palabras pesadas y malditas, palabrotas, insultos, discusiones cada vez más duras que existen en las casa, en las familias, donde uno dice palabras pesadas para el otro, estas palabras se convierten malditas.

Jesús esta diciendo: “Quien llamas a tu hermano de “bribón..”, llamamos el hermano de cosas peores, de tonto y así por delante. Necesitamos purificar las palabras que salen de nuestra boca sobre nuestro prójimo.

Quien se prende, quien esta con rabia de su hermano va ser un reo en juicio. No debemos tener muchas sentencias en el juicio eterno de Dios para absorbernos. Necesitamos a cada día de nuestra vida, trabajar nuestras cóleras, los ímpetu de nuestra alma, porque no solo matamos el otro con nuestra rabia como vamos también muriendo poco a poco por muchas rabias que acumulamos dentro de nosotros.

Necesitamos trabajar el interior, para que el alma sea más serena para lidiar con las cosas negativas de las relaciones. El punto principal del Evangelio es la reconciliación. No pienses que lo más importante cuando vamos buscar Dios es llevar nuestra oferta, porque la oferta sin un corazón reconciliado no tiene valor ningún.

En los ejercicios que vivimos en esta Cuaresma, dediquemos un tiempo precioso, importante, serio y verdadero para buscar la gracia de la reconciliación, no reconcilies solo confesando tus pecados.

La reconciliación verdadera es cuando buscamos ver y rever los pensamiento que perdieran por falta de comprensión, especialmente, cuando falto humildad, cuando el orgullo tomo cuenta de las relaciones.

Necesitamos rever la forma como estamos viviendo y llevando en la vida estas situaciones. La misericordia que nos perdona es la misma que nos lleva a vivir reconciliados unos con los otros.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.