13 Aug 2022

Sea como los niños y va hasta el Señor

Jesús les dijo: Dejen a esos niños y no les impidan que vengan a mí: el Reino de los Cielos pertenece a los que son como ellos. Jesús les impuso las manos y continuó su camino.” (Mateo 19,14-15).

Mis hermanos, hoy nosotros estamos en fiesta porque es día de Santa Dulce de los Pobres. Y el Evangelio de hoy casa exactamente con el cuidado que esta santa brasileña tuvo con los pequeños. Ella, en su pobreza, en su pequeñez, en su humildad, realizo una gran obra de amor cuidando de los pequeños del Señor.

Jesús fue cuestionado por sus discípulos, querían impedir que los niños fuesen hasta Él, y Jesús reprendió a ellos: “¡No! Dejen a esos niños, porque el Reino de los Cielos pertenece a ellos”. Debido esta realidad de la pureza del niño, de la sencillez del niño, mediante esta transparencia que el niño expresa, vive, ellas son modelos para nosotros.

Hay muchas niños que necesitan ser acogidas por Nuestro Señor

Cuantas veces, nosotros, adultos, peleamos por cosas pocas. Y nosotros es quien parecemos niños, ¿no lo es? Y no los niños de hecho. Nosotros olvidamos ser como los niños y necesitamos ir al Señor como niños, para que Él nos acoja, para que Él nos bendiga, para que Él nos rescate, para que Él nos perdone, necesitamos ir y también no podemos prohibir que los pequeños puedan ir hasta Él.

Hoy, hay muchos niños que necesitan ser acogidas por Nuestro Señor, nuestros hermanos pobres, nuestros hermanos excluidos, marginalizados por la sociedad necesitan también ser acogidos por Nuestro Señor.

Por eso, Santa Dulce de los Pobres, en la Bahía, aún haciendo parte de una congregación, que ya había trabajo, ella se dono aún cuidando de los enfermos, cuidando de los pobres, cuidando de los niños, dando dignidad para aquellas personas.

Hoy, mis hermanos, que nuestro corazón también sea también tocado. ¿Cuáles son los niños que están alrededor de nosotros que necesitan de atención, que necesitan de cariño, que necesitan ser acogidas en sus necesidades? ¿Cuántas personas con hambre, cuantas personas con sede, cuantas personas pasando frio, calor? Y necesitan de nuestra aproximación. ¿Necesitan de pan? ¡Sí! Necesitan de comidas, necesitan de agua, pero necesitan de Dios.

Existen cosas que el Gobierno da, que el Gobierno ofrece, cosas que ONGs ofrecen. Pero, ¿Dios quien es que da? La Iglesia. Dios, ¿quién puede ofrecer? Un cristiano; ¡un cristiano!

Puede dar el pan, puede dar la comida, pero no te olvides de dar Dios para las personas, no nos olvidemos de predicar el Evangelio, de dar la comodidad no solo del cuerpo a las personas, pero dar la comodidad del alma, de dar la esperanza para los nuestros.

Ayudanos, Señor, a dar nuestra vida y a acoger nuestros niños, los jóvenes, loas personas mayores, los ancianos, los marginalizados. Señor, nosotros queremos acoger estos niños, queremos acoger y dar a ellas nuestro mejor. Y nuestro mejor, Jesús, es el Señor aún que nosotros queremos ofrecer para estos necesitados.

La bendición de Dios Todopoderoso. Padre, Hijo y Espíritu Santo.

¡Amén!


Padre Márcio Prado

Sacerdote da Comunidade Canção Nova.

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.