02 Mar 2019

La voluntad de Dios es que el hombre tenga sentido común y discernimiento

La liturgia de este sábado nos invita a volver para el sentido común, la rectitud, al discernimiento y la sabiduría

“Ellos recibieron el uso de las cinco operaciones del Señor; como sexto don, les concedió la inteligencia; y como séptimo, el lenguaje que interpreta las obras de Dios. Le dio una lengua, ojos y oídos, el poder de discernir y un corazón para pensar” (Eclo 17, 5-6).

Es maravillosa esta lectura del libro de Eclesiástico. La liturgia de este sábado nos invita a volver para el sentido común, la rectitud, al discernimiento y la sabiduría. Estos son elementos que no pueden faltar para la vida humana. Muchas veces, tiramos todo para cima de Dios: “Es Dios quien hace; es Dios quien manda; es Dios quien quiere; es voluntad de Dios”.

La voluntad de Dios es que el hombre tenga el sentido común, tenga discernimiento. La voluntad de Dios para nuestra vida es que utilicemos lo que Dios nos dio de forma recta y correcta. No podemos pensar que somos “robot” en el mundo en que estamos, y que Dios esta controlándonos. Él nos dio la libertad, capacidad de elegir, de construir, de quedar, de elegir el camino por donde vamos caminar.

Las buenas opciones viene del sentido común y de discernimiento

Si hago la opción de ir por un camino y caigo en un agujero, no fue Dios quien me tiro ahí, y sí yo que he caminado con mis propias piernas, y he caído en un agujero. Por supuesto que, si un niño que aún no tiene capacidad de elegir, cae en un agujero, la responsabilidad es de los padres. Ahora, ser adulto es, por encima de todo, ser consciente, ser responsable por nuestros actos y actitudes.

¿Qué es hacer opciones correctas? Son opciones que viene del sentido común, del discernimiento. Y la oración es importante para tener discernimiento en las opciones. Cuando hacemos opciones correctas, es Dios quien nos bendice; quien nos da Su gracia para iluminarnos. Pero no podemos olvidarnos que las opciones son siempre nuestra.

Si como una comida y paso mal con ella, no fue Dios quien hizo ella hacer mal para mí, fue yo que libremente decidí comer. Y eso vale para muchas otras situaciones de la vida. Porque, vivimos en un tiempo donde las personas quieren asumir responsabilidades por sus opciones, sus decisiones.

Cuando esta todo muy bien: “la creación es del hombre”. Cuando algo no va bien: “Fue Dios que no hizo, no ayudo, Él que permitió”. Entonces, el hombre no es capaz de, por sí mismo, meditar, rever y discernir la forma como esta llevando y guiando su vida.

La Palabra de Dios, con toda su sabiduría, nos dice que Dios infundio el temor de Él en nuestro corazón, sobre el respeto y el amor para con Él. Si amamos a Él, respetamos y tememos, tendremos sentido común en saber hacer opciones en la vida, con la bendición y la protección de Dios.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.