07 Aug 2020

Vivamos los valores del Reino en nuestra vida

“¿De qué le serviría a uno ganar el mundo entero si se destruye a sí mismo? ¿Qué dará para rescatarse a sí mismo?” (Mt 16, 26).

La ley de la vida em los criterios de la modernidad es ganar. Las personas viven para ganar y nadie quiere saber de perder, además, perdida significa frustración y derrota. Es delante de muchas perdidas que las personas están quedando cada vez más frustradas e iludidas, porque están se moviendo por el motor de la gana que mueve la sociedad en que estamos.

Las cosas se convierten aceleradas, disputadas y competitivas, porque lo que vale es ganar, el importante es vencer, lucrar y siempre tener más.

Cuando paramos para reflexionar, el Maestro Jesús nos pone en la dirección contraria del mundo, pero no en la dirección del Cielo y de la verdad. ¿De qué vale ganar, lucrar, juntar y tener todo, pero perder la propia vida? Cuando hablo “perder la vida”, no es solo perder la vida para la eternidad, porque esta es aún más dura, pero es perder la propia vida no la viviendo, no dando sentido para ella, para su existencia.

Es necesario reconocer que el sentido de la vida de alguien que quiere solo ganar es muy pobre de significado, es muy vacía. ¡Cuando la vida de la persona es basada en los valores financieros, en los lucros, que vacía es esta vida!

Para vivir es necesario perder para ganar valores y verdaderos sentidos para nuestra existencia

El dinero puede querer comprar todo, pero él no compra la vida, especialmente, la vida eterna y la vida en dios. Yo sé que algunos quieren comprar Dios y las cosas de Él, pero el Cielo no se compra, no se paga con valores financieros.

El sentido del seguimiento de Jesús para ganar la vida es la renuncia, el abandono, es negar a sí propio. Cuando hablo “negar a sí propio” no es tener identidad, pero es tener una identidad transformada, es no tener una identidad egoísta, orgullosa, soberbia, donde vuelvo para mí, donde soy el centro del mundo, de las cosas y de la atención. Es eso que pierde nuestra vida, que quita la cualidad de nuestra vida, es eso que quita nuestra vida de la comunión con el Dios, actor y Señor de la vida.

Dios quiere que tengamos vida plena y abundante, por eso el lema de tu vida no sea ganar y vivir. Muchas veces, para vivir es necesario perder, para ganar valores, verdaderos sentidos para la existencia, para sabernos valorizar el otro que esta a nuestro lado.

Desde pequeño, acostumbre tus hijos a saber perder para que no crezcan egoístas, orgullosos, soberbios y, muchas veces, sin valores. El valor de la vida es compartir, ceder y amar. El valor de la vida es desaparecer para que el otro aparezca; es quitar lo que tenemos para saber repartir con quien, muchas veces, no tiene.

Es necesario vivir los valores del Reino en la vida de cada día.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.