31 Jul 2018

Soló el trigo tiene lugar en el Reino de los Cielos

No hay lugar, en el Reino de Dios, para quien no se convierte de cualquier maldad, error o pecado

“El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y estos quitarán de su Reino todos los escándalos y a los que hicieron el mal” (Mt 13, 41).

En la explicación que Jesús nos da sobre la parábola del trigo, Él hace una distinción muy clara, explicando quien es el maligno, quien es la cizaña y quien es el trigo. Me llama la atención que la cosecha final es en el final de los tiempos, en el fin del mundo, en el juicio final, cuando Dios va enviar sus ángeles.

Los ángeles son mensajeros, están a servicio del Reino de Dios, y ellos separan los hombres unos de los otros. ¿Cuál es el criterio de separación? El criterio es muy claro: en el Reino de Dios no tiene lugar para aquellos que hacen los demás pecaren y practicaren el mal.

Practicar el mal y permitir maldades es todo aquello que se opone al bien y la bondad, es permitir que las actitudes malas maliciosas sean practicadas. No podemos detenernos solo a las grandes maldades conocidas, difundidas y esparcidas por ahí. Hay muchas maldades, sean ellas pequeñas, pero que ocurren entre nosotros. Nuestro egoísmo, nuestro individualismo son una maldad. No importarse con el otro ni con sufrimiento, de él es una maldad. Pensar solo en sí, en sus cosas es una maldad, y hay varias especies de categorías de maldades.

El problemas es que miramos por el espejo de retrovisor y solo vemos la maldad del otro. Cuando miramos el espejo por la frente, que es el espejo de la vida y de la gracia, conocemos por dentro y vemos las arrugas que están escondidas, pero las maldades están en nuestros pensamientos y sentimientos necesitan venir hacia fuera para ser purificadas.

De nada vale ocultar nuestras maldades y apuntar solo la maldad de los demás, porque los ángeles vendrá para recoger quien no se convirtió de maldad, la cizaña que quedo cizaña y no se transformo en trigo. Los ángeles vendrán para quitar del Reino los que practican el mal y aún enseñan los demás a pecar, porque, además de pecar, aún ponen otros para hacer lo que es equivocado.

Yo veo muchas personas enseñando a hacer cosas malas, a practicar lo que es incorrecto, involucrando a otros. La persona, además de hacer lo que es equivocado, aún enseña otros a hacer. No hay lugar en el Reino de Dios para quien no se convierte de cualquier maldad, error o pecado, especialmente del mal de enseñar los demás a hacer lo que incorrecto.

Dios nos quiere trigo, y solo el trigo tiene lugar en el Reino de los Cielos, convertido, cambiado y transformado.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.