15 Dec 2019

Seamos la flecha que apunta el camino de Jesús

“Yo se lo digo: de entre los hijos de mujer no se ha manifestado uno más grande que Juan Bautista, y sin embargo el más pequeño en el Reino de los Cielos es más que él” (Mt 11, 11)

Juan estaba en la presión y envió que sus discípulos preguntasen a Jesús si él era mismo el Mesías o si debería esperar por otro. No es que Juan tuviera duda, porque él sabía quien era Jesús. Juan quería que sus discípulos tuviesen la convicción de que Jesús estaba en el medio de ellos, y necesitamos como discípulos del Maestro Jesús tener la misma seguridad de que Jesús esta en nuestro medio.

Por eso, Jesús va hablar quien es Juan. Juan es aquel que estaba en el desierto, aquel que preparo los caminos del Señor. Juan se hizo humilde porque era formado en la vía de penitencia y de la mística del Cielo.

Un hombre formado por la mística del Cielo poda su propio corazón para convertirse evangélica la siesta de Dios. Cuando hablo “flecha” es lo que da dirección, la flecha muestra el cmaino por donde debemos caminar. La flecha no es el camino, la flecha nos muestra el camino, porque Juan fue la flecha que nos muestra el camino que es Jesús.

Juan fue aquel que se convirtió la voz por donde la Palabra de Dios resuena, Juan era la voz, pero él no era la Palabra. La Palabra era Jesús, por eso Juan no anunciaba su palabra, pelo la Palabra de Dios; así como Juan no se hacia camino, pero apuntaba el camino que era Jesús.

La flecha nos muestra el camino, porque Juan fue la flecha que nos muestra el camino que es Jesús

Y es así que necesitamos aprender ser, porque Jesús esta diciendo que entre los nacidos de mujer, nadie fue mayor que Juan, nadie anuncio más el Reino de Dios, preparo el camino de Dios que Juan. Nadie fue profeta mayor que Juan, sin embargo, el menor en el Reino de los Cielos es mayor que él.

El Reino de los Cielos que Juan preparo y anuncio no es para los grandes, es para los pequeños, para los humildes, para quien sabe humillarse para convertirse pequeño y no para quien reclama el crecimiento de su grandeza, de su orgullo, de su soberbia, de estos sentimientos vanidosos que toman cuenta del alma y del corazón humano.

Aprendemos con Juan que la vía de salvación es la penitencia y la humildad, y aprendemos que no somos el camino, pero necesitamos ser la flecha para mostrar el camino; es aprender que no tenemos Palabra, pero que nuestra Palabra necesita ser la Palabra de Dios, unica, autentica, libertadora y salvadora.

Miremos para Juan que nos apunta el camino de la conversión, no podemos seguir Jesús si no aprendemos con Juan Bautista el camino de la conversión todo los días de nuestra vida.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.