17 Feb 2022

Sea simples en la forma de manifestar tu fe

“Y ustedes, ¿Tú eres el Mesías”. y les hablaba de esto con toda claridad. Pedro, llevándolo aparte, comenzó a reprenderlo. Jesús les ordenó terminantemente que no dijeran nada acerca de él. Y comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre debía sufrir mucho y ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas; que debía ser condenado a muerte y resucitar después de tres días; Pero Jesús, dándose vuelta y mirando a sus discípulos, lo reprendió, diciendo: “¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres” (Mc 8, 29-33).

De una pregunta inocente, nace una profesión de fe tan sintética, pero tan eficaz: “Tu es el Cristo”, la pregunta de Jesús parecía inocente, pero consigue retirar del corazón de Pedro esta profesión de fe tan fuerte.

A veces, tenemos nuestras manifestaciones de fe – que son tan largas – , hacemos muchas oraciones, pero, muchas veces, tan mecánicas, tan complexas, tan desconectadas de nuestra vida; repetimos frases que ni conectamos nuestro corazón con ellas. Esta respuesta tan sintética de Pedro nos enseña mucho: a veces, las cosas más sencillas son las más profundas; a veces, nosotros necesitamos un poco más de simplicidad en nuestra forma de manifestar nuestra fe, no es una critica contra ninguna manifestación de fe de ningún tipo, pero que ella nunca sea mecánica, que ella nunca sea separada de nuestra vida, porque el Verbo Divino se hizo carne.

Algunas manifestaciones de fe nacieron de la mediación de alguien, o alguna situación, y son tan fuertes que nos revelan la persona de Jesús. Seguramente, en la vida de Pedro existio su hermano que presento Jesús a él. En nuestra vida también, la persona de Jesús, talvez, fue descubierta por nuestro corazón por medio de la mediación de alguien; y eso fue tan marcante que, incluso hoy, nosotros conseguimos tener memoria de ese hecho.

Tenemos nuestras manifestaciones de fe, hacemos muchas oraciones, pero, muchas veces, tan mecánicas

No basta hacer la propia profesión de fe para decir que te presento a Cristo. Jesús mismo dio, luego después la profesión de Pedro, el complemente de aquello que es la vida de un discípulo: sufrir y ser rechazado, muerto y resucitado. Existe un complemento y, muchas veces, nos olvidamos de esta parte, decir: “Tu eres el Cristo, el hijo de Dios”, comporta también decir que Él fue muerto, resucitado, sufrió y padeció. Nosotros también somos llamados a hacer ese mismo itinerario.

La lógica mundana en los labios de Pedro demuestra nuestra nuestra incapacidad de aceptar la cruz: “Lejos de eso, Señor. Que eso nunca te ocurra”. Si amar es dar la vida, esta es la lógica de Jesús; la lógica totalmente contraria la lógica del mundo, que quiere ahorrar los esfuerzos, que quiere ahorrar la propia vida, por eso, Jesús necesito exorcizar el corazón de Pedro contra Satanás, que quiere apoderarse de la vida de los hijos de Dios. Jesús necesito expulsar del corazón de Pedro aquella mentalidad diabólica de rechazar los sufrimientos, las tribulaciones y las luchas como parte también de un camino de santificación y de salvación.

Acojamos el Señor en este día de hoy, acojamos Tu Palabra y pidamos que Él también exorcize nuestro corazón, para que nuestra profesión de fe: “Tu es el Cristo, el hijo de Dios”, también se complemente en los dolores y en los sufrimientos de nuestra vida presente.

Sobre todos vosotros, la bendición de Dios Todopoderoso. Padre, Hijo y Espíritu Santo. ¡Amén!


Padre Donizete Ferreira

Sacerdote da Comunidade Canção Nova.

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.