06 Feb 2020

Si vamos de dos, el mal no tiene poder sobre nosotros

“Llamó a los Doce y comenzó a enviarlos de dos en dos, dándoles poder sobre los espíritus impuros” (Mc 6,7)

Me gustaría que pudiéramos comenzar reflexionando la Palabra de Dios, en el día de hoy, justamente sobre el envió de Jesús, la forma como Él envió los suyos. Él los envió dos a dos, dando a ellos poder sobre los espíritus impuros. Yo sé que solos nosotros podemos hacer muchas coca por Dios, cada uno en su particularidad, en el llamado individual, porque el llamado es único, es personal, es Dios quien llama cada uno de nosotros en su individualidad, pero es también Él quien nos envía con los demás y para los demás. Por eso es importante tener comunión unos con los otros, porque si vamos de dos, o mal no tiene poder sobre nosotros. Si somos dos – y podemos ser tres, cuatro – en el anuncio de la proclamación y en la enseñanza del Reino de Dios, el Reino ocurre con toda la fuerza de la gracia, porque estamos en comunión unos con los otros.

¡Si una pareja subiera la fuerza y la gracia que tiene! Una pareja rezando juntos, enseñando los demás, una pareja haciendo juntos la gracia de Dios ocurre, el infierno estremece, porque, en realidad, es así que el infierno quiere, que cada uno haga en su individualidad. Lo que Jesús quiere, sin embargo, es que hagamos juntos, por eso la primera forma de sernos dos y los dos siendo uno, es en la unión conyugal.

Nosotros predicamos, primero, con el testimonio de la comunión

Parejas, recen juntos, porque la fuerza de un rezando junto es sin medida. Parejas, trabajen juntos en la educación y en la creación de los hijos, no hable que eso es obligación de la mujer o solo del hombre. En el momento de rezar, no dejes que la mujer rece. ¡No! Tu vas a ver la gracia de Dios ocurriendo con poder, eficacia cuando hagan juntos. Mujer, mismo que él no sepa rezar como tu, no hay problema; llame para rezar junto contigo, pero no dejes de hacer el Reino de Dios ocurrir, especialmente, para expulsar los espíritus impuros que, muchas veces, entrar en la vida conyugal, entrar en la vida familiar. Muchas veces entran espíritus malignos en nuestras casas, porque la pareja no esta rezando junto, viviendo esta comunión para expulsar los espíritus del mal.

Reza también junto con tu hermano, reza con tu hermana. Vamos de dos a dos, proclamando, anunciando el Reino de Dios, porque, cuando lo hacemos, las personas se convierten.

El testimonio no puede ser único, él tiene que ser nuestro, porque el primero testimonio es de nuestra comunión, del amor que nosotros vivimos. Nosotros predicamos, primero, no es con la Palabra ni con las palabras; nosotros predicamos, primero, es con el testimonio de la comunión. Cuando lo hacemos expulsamos los demonios y los enfermos son sanados, el mal es expulso y el Reino de Dios se establece en nuestro medio.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.