19 Mar 2018

¡San José, ruega por nosotros!

San José fue esencial en el plano de Dios, él transformó sus sueños en los sueños de Dios

“Mientras lo estaba pensando, el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, descendiente de David, no tengas miedo de llevarte a María, tu esposa, a tu casa; si bien está esperando por obra del Espíritu Santo” (Mt 1,20).

Hoy, interrumpimos el ciclo cuaresmal para celebrar la Solemnidad de San Juan, y el esposo de María, el padre adoptivo de Jesús, el siervo fiel y justo del Señor.

¡San José merece toda la solemnidad que le prestamos en el día de hoy! José fue esencial en el plano de Dios, él transformó sus sueños en los sueños de Dios. Por eso que Dios, por medio de sueños, también dirigió el corazón de José.

Ni siempre comprendemos los designios de Dios; no quiere decir que José quiso abandonar María o quiso huir de Dios; él no comprendía. Cuando no comprendemos lo que viene de Dios, cuando lo que viene de Él se convierte gran o demasiado para nuestra capacidad humana, es necesario despertar para Dios.

Adán fue llevado a un profundo, y por medio de ese sueño profundo nació Eva, su compañera. Fue por medio del sueño de José que Dios amansó y habló a su corazón, le mostró sus designios de salvación.

Cuando “adormecemos” en Dios, cuando “reposamos” en Él, cuando ponemos nuestra vida en Dios, Él nos guía. A veces llevamos nuestras inquietudes para la cama y el sueño se convierte perturbador, nuestra vida se vuelve inquietud.

Dios quiere que descansemos en Él para que Él conduzca nuestros pasos. Dios usó el ángel y los sueños para conducir el corazón de José, hombre justo, el fiel compañero de María, el esposo fiel de la Virgen María, el hombre que se hizo presente en la vida de Jesús como un padre que necesita ser en la vida de un hijo.

José fue aquel que educó, formó Jesús en su humanidad para que pudiese ser hombre. Me vuelvo hoy para nuestros padres, pido a Dios que entre en los sueños de los hombres poniendo en la oración de cada uno aquello que puso en el corazón de José: el deso, la voluntad firme de ser un hombre de Dios, fiel, compañero de su esposa, padre de sus hijos, aquel que murió para si, que durmió en Dios y fue conducido por Él.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.