25 Jun 2020

Religión es sumisión del hombre a la voluntad de Dios

“No bastará con decirme: ¡Señor!, ¡Señor!, para entrar en el Reino de los Cielos; más bien entrará el que hace la voluntad de mi Padre del Cielo” (Mt 7, 21).

Necesitamos cuidar para no sernos engañados y también para no engañarnos. Porque corremos los dos riesgos, no solo de religiosamente nos engañaren, sino también de engañarnos a nosotros y a los demás.

Hay distorsiones religiosas terribles en nuestro medio y en el universo donde estamos. Hay muchas personas expulsando demonios en nombre de Jesús, realizando milagros y curas, gritando en nombre del Señor, hablando cosas lindas y maravillosas, haciendo las personas llorar en nombre de Jesús, porque Dios es Dios y la gracia de Él está allí.

Las personas manipulan la gracia de Dios, utilizan equivocado el don de Dios, si aprovechan del poder que la religión tiene para nuestra vida y nuestro corazón. Es lamentable, no se debe ahora juzgar estas situaciones, pero debemos tener discernimiento.

Religión es poner en práctica la voluntad del Padre que está en el Cielo

¡El discernimiento comienza en mí porque la hipocresía va ser una tentación para toda la vida! La religión de las apariencias llevo Jesús a la muerte, y es lo que ha llevado a la muerte muchas personas, sean en campos de batallas que hay en muchos universos religiosos, sea en el campo del testimonio de la vida y de la práctica.

Religión no es solo hablar de Dios, predicar en Su nombre, cantar para Él. Religión es poner en práctica a la voluntad del Padre que está en el Cielo. Y allí que caímos, porque queremos la religión de nuestra voluntad, la religión que nos sirva. Y nos servimos, muchas veces, de la religión para de ella promovernos, parecer y buscar imponer nuestras voluntades a los demás.

Religión no es Dios estar a mi servicio, hacer lo que quiero. Religión es la sumisión de hombre a la voluntad de Dios. Religión no es el hombre subir, como hicieran la Torre de Babel, para crecer en nombre de Dios. Religión no es bajar la cabeza, doblar el orgullo, la soberbia y las vanidades para que en todo tiempo la voluntad de Él prevalezca.
No puedo creer que muchas peleas, discordias, acusaciones y falsedades sean de la voluntad de Dios. No puedo creer que, con mucha gente hablando en Dios, pero cada uno de su manera, sin vivir la comunión, la unidad y la sumisión, sea voluntad de Dios.

Por eso, no basta decir “Señor, Señor…”, no basta cantar bonito, hablar bonito y proclamar todo el tiempo en lives, en las iglesias, el nombre del Señor que eso sea de Dios. Ya conocemos aquel dictado: “Ni todo que brilla es luz”, entonces, ni todo que habla, presenta y grita el nombre de Dios es de Él.

Las expresiones de Jesús: “Aparta de mí”, “Yo no vos conozco”, va ser muy duro escucharla, si pasamos toda la vida hablando de Jesús, pero poco escuchamos y ponemos en práctica Su Palabra.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.