04 Jun 2019

Permanezcamos firmes en Jesús

“Yo ruego por ellos: no ruego por el mundo, sino por los que me diste, porque son tuyos. Todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío, y en ellos he sido glorificado. Ya no estoy más en el mundo, pero ellos están en él; y yo vuelvo a ti. Padre santo, cuida en tu Nombre a aquellos que me diste, para que sean uno, como nosotros” (Jn 17, 9-11).

Jesús fue para junto del Padre. Jesús, humano, estaba entre nosotros, viviendo entre nosotros. Él volvió para el Padre, pero permaneció con nosotros cuando llevamos la vida en Su nombre. Él rogó por nosotros, pidió por nosotros, Él pidió por aquellos que el Padre le dio.

Yo tengo la seguridad que el Padre dio a mi y a ti para Jesús, para que Él cuide de nosotros, y fue por eso que Jesús rogó, suplico por nosotros, intercedió al Padre e intercedió por cada uno de nosotros.

¡Que intimidad maravillosa! Todo que es del Padre es de Jesús, todo que es de Jesús es del Padre, y somos del Padre se permanecemos unidos a Jesús, si llevamos la vida en nombre de Él. ¡Pero estamos en el mundo, y Jesús nos da esa conciencia, pero este mundo no es fácil! Ya constatamos como es complicada la sociedad y el mundo en que vivimos, donde necesitamos situarnos, porque somos ciudadanos de los Cielos y de Dios, pero estamos en un mundo que, muchas veces, niega el Padre, que no tiene los valores cristiano ni evangélicos.

Solo permaneciendo seguros en Jesús somos capaces de vencer el mundo y quedar en el corazón del Padre

De nuestra parte, necesita tener el testimonio, la coherencia, el fermento, el sal, la luz que ese mundo necesita para salir de las tinieblas. Necesitamos permanecer seguros e unidos a Jesús, para no ser consumidos, robados, llevados por los valores que el mundo presenta, los cuales, muchas veces, son verdaderos anti valores evangélicos. Hoy, los valores son basados en valores financieros económicos, y las personas son valoradas por los que tiene, por lo que pueden y por la apariencia.

Es el mundo de la ilusión, del engaño, de la fantasía, de la competición, de la pelea, del error, de la rivalidad, donde las personas pasan unas a otras para tras. Es el mundo donde prevalece la cobardía, la traición, la mentira, la falsedad y la hipocresía. El mundo fake, el mundo de la ilusión.

Como necesitamos ser cristianos de verdad en el mundo en que estamos, porque Jesús sabe que el mundo nos engaña, seduce y nos ilude, que en ojos brillan delante de los colores, de las fantasías y de lo que el mundo ofrece. Por eso, Él esta rogando por nosotros, para que podamos permanecer seguros en Él.

Solo permaneciendo seguros en Jesús somos capaces de vencer el mundo y quedar en el corazón del Padre. Todo que Jesús quiso y pidió es para que no salgamos del corazón del Padre. Volvámonos para Dios, volvámonos para una espiritualidad, para una vida oracional, para que nuestro corazón no se desvié por las seducciones del mundo.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.