22 Sep 2021

Donde el Reino de Dios esta, el maligno no tiene poder

“Jesús convocó a los Doce y les dio poder y autoridad para expulsar a toda clase de demonios y para curar las enfermedades. Y los envió a proclamar el Reino de Dios y a sanar a los enfermos” (Lc 9, 1-2).

Así como el Señor llamo los doces y los envío, Jesús esta llamando a mí y a ti. Es Jesús quien llama y envía su Iglesia para que ejerce el poder y la autoridad sobre el mal. Y no puede ser el contrario, permitiendo que el mal tenga poder y autoridad sobre nuestra vida, cuando Jesús es quien tiene poder y autoridad sobre la acción del maligno. Y los demonios, la perversidad, las ilusiones, los engaños, las mentiras y todas las acciones malignas actuen en el mundo en que estamos.

¿Qué vamos hacer? Curvar la cabeza y simplemente decir: “¡Que pena! ¡Que lamentable!?”. ¿Vamos asistir al espectáculo del mal? Vamos permitir que el mal este creciendo, tomando cuerpo, forma, incluso en nuestras casas, en nuestras familias? De forma alguna, Jesús vino a nosotros para en el medio de nosotros instaurar e instalar el Reino de Dios.

El Reino de Dios esta aquí, él esta en nuestro medio, y, donde el Reino de Dios esta, el maligno no tiene poder ni autoridad, pero nosotros no podemos servir dos señores, no podemos tener un pies en el reino del mal y otro pie en el Reino de Dios. El reino de Dios exorciza la acción del mal en nuestro medio, por eso, necesitamos, con la unción que recibimos del Señor, la unción que el recibimos del Señor, la unción que el bautismo nos ha conferido, necesitamos en la autoridad del Espíritu. en nombre de Jesús, actuemos en el mundo donde estamos.

Nuestra misión de bautizados es anunciar el Reino de Dios, es expulsar los espíritu malignos y curar las enfermedades

Primero, comienzo por el punto esencial: es necesario proclamar y anunciar el Reino de Dios. Existe mucha gente para anunciar el reino de la tinieblas, ya existe muchas personas que son especialistas en chismes y maledicencia. Ya existe personas que viven en función de eso, están aquí en las redes sociales, en los programas de televisión, están en las calles, en sus casas, están enviando para nosotros contenido del mal. No necesitamos de eso, por el contrario, necesitamos tener repudio a eso, porque esta no es nuestra misión bautizados.

Nuestra misión de bautizados es anunciar el Reino de Dios, es expulsar los espíritu malignos y curar las enfermedades. Disculpa, pero de mucho escucharnos ruidos del mundo,estamos quedando enfermos. Somos una generación enferma (mentalmente, deprimidos, depresivos y, después, todo sigue en nuestro estado emocional y físico.

Muchas veces, no tenemos animo para levantar porque estamos siendo derrumbados por las fuerzas malignas. Ejerce la autoridad que nos fue dada por Jesús, ejerce en tu casa, en tu familia, en tu hogar, en tu trabajo, ejerce en tu vida poder y autoridad; anuncie el Reino de Dios y cure los enfermos. Permitamos que Jesús nos use para curar las enfermedades de los tiempos en que vivimos.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.