20 Mar 2018

El veneno de la murmuración aleja Dios de nuestra vida

El veneno de la murmuración, viene de la reclamación y nos va debilitando, va quitando la vida de Dios en nosotros

“Dejaron el monte Hor por el camino del mar de Suf para rodear el territorio de Edom. En el camino el pueblo perdió la paciencia y murmuró contra Dios y Moisés: «¿Por qué nos hicieron subir de Egipto para que muramos en el desierto sin pan y sin agua? ¡Ya estamos aburridos de esta comida sin gracia!” (Núm 21,4-5).

El libro de los Números narra un momento muy delicado del camino del pueblo de Dios en el desierto; del pueblo que salió de la esclavitud del Egipto, hacia la tierra prometida, pero, en nuestro medio del camino el pueblo siente el cansancio, el dolor y por causa de eso comienzan a reclamar, murmurar a maldecir y atacar a Moisés y a Dios.

Es así que sucede en el proceso de la liberación humana; el proceso de restauración, de renovación, el proceso de caminar en la vida es así. No vamos caminar por el desierto todo, esperando sombra y agua fresca, por el contrario, es una lucha. Tendremos probaciones, enemigos en el camino. Pero es importante maternos la serenidad del alma, la fe y la confianza en Dios. No nos olvidemos de que Dios esta siempre libertándonos, nos conduce por la mano, mismo en nuestro medio de las duras pruebas.

Uno de los grandes males de nuestra vida es ese nuestra forma de reclamar por todo, y cuanto más reclamamos, más agria y amarga se convierte nuestra vida. De tanto aquel pueblo reclamar y murmurar vinieron serpientes venenosas que mordían, aquel pueblo y mucha gente murió en Israel.

El veneno viene de la murmuración, viene de la reclamación y nos va debilitando, va quitando la vida de Dios en nosotros. Necesitamos prevenirnos y no dejar que ese veneno crezca en nosotros, que esta hierba maligna esté conduciendo nuestros pensamientos y nuestros sentimientos.

Estamos en medio del camino Cuaresmal, muchos desaniman en el medio, muchos comienzan a sentir el peso en el combate espiritual. Estamos en el medio da la vida, hacia Dios y cuando algunas cosas aprietan, muchos prefieren reclamar, decir mal, hablar de la Iglesia y siguen otros caminos. Muchos prefieren volver para la vida antigua y para el pecado.

No tengamos nostalgia de las cebollas del Egipto (Cf. Nm 11,5). Por más dura que esté nuestra vida Dios esta con nosotros, es preferible comer el pan amargo, el pan que estamos comiendo, afrontar las durezas y, muchas veces, el desierto de la vida, que nos aparta del Señor para seguir las ilusiones que parecen ser mejores.

Dios nos conduce y nos purifique de toda amargura y murmuración que crece en nuestro corazón.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.