31 Jul 2019

El Reino de los Cielos es el único tesoro precioso de nuestra vida

“El Reino de los Cielos es como un tesoro escondido en un campo. El hombre que lo descubre, lo vuelve a esconder; su alegría es tal, que va a vender todo lo que tiene y compra ese campo” (Mt 13, 44).

Quien encuentro un tesoro encuentro todo. El tesoro para el mundo es el símbolo de la riquezas, pero no hay riqueza mayor que el Reino de los Cielos, hasta porque los tesoros humanos son perecedero y no nos dan la vida eterna o la vida en Dios.

Quien descubre el valor singular y precioso del Reino de los Cielos deja todo de lado. No es que menosprecia tu vida, pero foca tu vida en este tesoro maravilloso que es el Reino de lo Cielos. En el primer momento, mantiene él oculto, porque quien encuentra un tesoro no sale mostrando para todo el mundo, va primero contemplar ese tesoro, se va dejar transformado por ese tesoro que es el Reino de los Cielos.

Busquemos encontrar, nos dejemos ser encontrado por el Reino de los Cielos y dejemos que ese tesoro brille en nuestra vida, en nuestro corazón, que él realmente llena nuestros ojos del verdadero sentido del vivir.

Nos encontramos, muchas veces, perdidos en el mundo donde estamos. Una generación de joven están en búsqueda de la razón de vivir, una generación entera está, muchas veces, deprimida, depresiva, sin encontrar el sentido para estar aquí.

Son muchos de los nuestros, no solo jóvenes, pero adultos también que llegan en una cierta edad de la vida y preguntan: “¿Que hice de la vida? ¿Que he guardado? ¿Que he coleccionado?”. Porque si el parámetro es el mundo, la persona va mirar su vida partir de los bienes materiales que ha conquistado y de lo que no ha conquistado. Cuanto a esta sentencia, cuanto a ese criterio, él es el criterio del mundo, por lo tanto, es mundano.

Quien descubre el valor singular y precioso del Reino de los Cielos deja todo de lado

Lo que vale es llegar en al final de la vida o en un momento que nos encontramos y decir: “Yo encontré mi tesoro. Yo encontré mi razón de vivir. Yo encontré lo que da sentido a mi vida”. Muchos incluso encontraran en un momento de la su vida, pero no cuidaran de su tesoro y perdieran el foco, la razón y fueron en búsqueda de otros tesoros.

Cuando vamos en búsqueda de otros tesoros, dejamos ese tesoro que es el Reino de los Cielos de lado cuando, en realidad, incluso podemos buscar condiciones mejores de vida, crecer en la vida, pero sin jamás dejar el único tesoro que no perece, el único tesoro que brilla y guía eternamente en nuestra vida. Por nada podemos dejar de lado el tesoro precioso, que es el Reino de los Cielos.

En este mismo Reino, cuando encontramos ese tesoro, nosotros también buscamos la perola de gran valor. En el Reino de los Cielos hay muchas perolas preciosas, encontramos la perola de Dios como gran valor, y esta perola de gran valor nos va poniendo al lado de grande perolas, personas, valores y direcciones. Cada perola que encontramos en el Reino de los Cielos nos trae luz, razón y dirección para la vida y para nuestro vivir.

La mujer, a veces, gana corrientes, oro, tesoros, ella va guardando en su caja y nadie puede mover en aquella caja, porque fue el pendiente de oro que gano, fue la alianza, pero después aquella caja llena de tesoros que ella gano a lo largo de la vida queda para alguien, se pierde, va ser disputas, porque nada ella va llevar.

Lo que nosotros llevamos y nadie puede robarnos es el tesoro precioso, la perola que es el Reino de los Cielos. Cogemos, guardemos y vivamos en este tesoro, porque es el que da razón nuestra vida y nadie puede robarnos.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.