22 May 2020

El Reino de Dios es la alegría de nuestro corazón

También ustedes ahora están tristes, pero yo los volveré a ver, y tendrán una alegría que nadie les podrá quitar” (Jn 16, 22)

Quiero comenzar con esta afirmación categórica del Maestro: “Tendrán una alegría que nadie les podrá quitar”. Porque nuestra alegría no viene del mundo, de las conquistas del mundo, nuestra alegría viene de Dios, y necesitamos saber encontrar el sentido de esta alegría.

Primero, es necesario preguntar a nuestro corazón lo que nos causa tristeza, lo que nos deja tristes y desanimados. ¿Lo que quita nuestra alegría de vivir? La alegría esta donde ponemos el sentido de nuestra vida. Y cuando lo que ponemos como sentido nos contraria, perdemos, nos frustra, entonces, es obvio que la tristeza viene y entra dentro del alma y del corazón.

Si no solucionamos delante de esta situación, la tristeza queda en nosotros, pasa a vivir y hacer parte de nuestra vida y de nuestro corazón.

¡Cuantas personas viven de tristezas acumuladas! Sí, pasamos por tristezas en la vida, perdemos personas queridas, pasamos por decepciones, quedamos tristes y nos frustramos; hay cosas que no funcionan, tiene expectativas que alimentamos y, despues, ellas caen por tierra; recibimos noticias decepcionante y, después, caen por tierra; decepcionamos personas y somos decepcionados.

¡Nuestra alegría viene de Dios! Y necesitamos saber encontrar el sentido de esta alegría

La tristeza es una realidad de la vida, pero necesitamos saber dimensionar,ponernos delante de ella, y no ella ponerse delante de nosotros, mandar, comandar y guiar nuestra vida.

Por eso, la Palabra de Dios esta nos llamando, nos convocando y nos guiando para que nuestra vida esté en la dirección correcta. Aún que por poco tengamos de sentir la tristeza, ninguna tristeza puede ser plena, eterna o duradera en la vida de quien quiere que sea.

Yo he llorado y cuando pierdo las personas queridas. Ya tuve que enterrar y entregar para Dios cuatro hermanos, cada uno tuvo una tristeza diferente, pero tiene una alegría mayor que mueve mi vida, una seguridad mayor, una fe, un esperanza que alimenta a cada día, mi corazón. Por eso, nadie puede quitar la alegría de nuestro corazón, solo nosotros mismo cuando quitamos de Dios nuestra razón de vivir, cuando no ponemos en el Señor, en la eternidad y en el Reino de los cielos, la razón de nuestra existencia.

Podemos percibir que cuando nuestro corazón no esta cerrado y centrado en Dios, luego caemos en el vacío, en los abismos de la vida y, a veces, tristeza que no tiene nombre ni explicación toma cuenta de nosotros.

Alegrémonos con las pequeñas cosas, pero, especialmente, alegrémonos por pertenecer al Reino de Dios y él va ser el mayor tesoro de nuestra vida, pues esta es la alegría de nuestro corazón.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.