29 Oct 2019

El Reino de Dios sucede en la simplicidad

“¿A qué se parece el Reino de Dios? ¿Con qué podré compararlo? Se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su huerta; creció, se convirtió en un arbusto y los pájaros del cielo se cobijaron en sus ramas” (Lc 13, 18-19)

Así es el Reino de los Cielos, un grano de mostaza, pequeño, insignificante, a veces, sin importancia, no visible al ojo, necesita acercarse bien para ver el grano de mostaza.

Que belleza cuando tu tira la semilla en el campo, tira en tu jardín, cuida y cultiva. Aquel grano va crecer, después se convierte un árbol, y las aves del cielo pueden después incluso alinear sus ramos. Pero era pequeña, insignificante y hasta despreciable.

No deprecie nada, no mires las cosas como insignificantes y sin importancia porque, a veces, una sola palabra de Dios, va ser determinante para cambiar muchas cosas en nuestra vida. Puede ser el encuentro que no damos importancia ninguna, o, en muchas otras situaciones, es alguien que llega y habla con nosotros pero no damos importancia para él.

Dios utiliza de las cosas pequeñas para revelar las cosas grandiosas. Es, por eso, que su Hijo se hizo pequeño, nació en una ciudad pequeña e insignificante, nació de forma insignificante, vivió en una ciudad sin ningún valor o importancia en su época, y Jesús se convirtió esta árbol esplendorosa en el cual todos nosotros nos ponemos en sus ramos.

Esta árbol que es Jesús, nacida en nosotros como un grano de mostaza, es la árbol que sostiene toda la humanidad. Es aquella árbol que fue colgada en la cruz, despreciada, maltratada, mal vista, pero la cruz se convirtió el árbol salvadora del mundo entero.

Donde hay simplicidad, encontramos con más intensidad el Reino de Dios ocurrir

No construimos el Reino de Dios con grandiosidad, pero como cosas pequeñas, valorizando las pequeñas cosas. Valorizando la palabra que es sembrada ahora, el trabajo de aquel hermano, el empeño de aquel otro, la dedicación que cada uno hace de su forma pequeña y, muchas veces, oculta, humilde, sin valorización ninguna.

Vivimos en un tiempo donde el importante es lo que es grande, lo que es reconocido y aplaudido. Hoy, las personas están en las redes sociales buscando más curtidas y seguidores. Otros, están buscando más aplauso e iglesias más llenas.

¿Dónde más encontramos a Dios? Donde hay más simplicidad, más pequeñez, más silencio, más insignificancia y cosas sin importancia, allí encontraremos con más intensidad el Reino de Dios ocurrir.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.