17 Aug 2019

El mundo esclaviza nuestra familia

“Pero si no quieren servir a Yavé, elijan ahora a quién servirán: o bien a los dioses a los que sus padres sirvieron más allá del Río, o bien a los dioses de los amoreos en el país donde viven. Lo que es yo y mi familia serviremos a Yavé” (Js 24, 15)

La respuesta que Josué esta dando a sus hermanos judíos e israelitas es, en realidad, la opción que él hizo. Él y la familia de él eligieron servir al Señor. El pueblo estaba perdido y dividido, el pueblo que Dios guío si vio delante de otras realidades, delante de otros dioses y encantos que aquella tierra proporciono, y el pueblo comenzó a dispersar.

Josué convoco esa asamblea, él no impuso nada a nadie, pero presento sus condiciones. Lo que no da es para servir a Dios y a los dioses de este mundo. Por eso, es necesario que hagas una opción, que su familia haga una elección.

Mira: nuestra casa, nuestra familia se encuentra muy dividida. Nuestra familia se encuentra muy arrasada. Eso no quiere decir que nuestra familia abandono el Señor, pero ella quiere servir a este mundo, adorar a los dioses de este mundo. Nuestra familia se encanta mucho con el mundo presente y quiere servir a Dios cuando puede y cuando da, pero dejando encantarse por el mundo.

Es necesario decidir, hacer opciones, es necesario que padre y madre tengan seguridad sobre quien, de hecho, su casa y su familia quieren y desean servir. No nos dejemos esclavizar, porque todas las veces que servimos, quedamos siervos de este mundo, dejémonos esclavizar por él y dejamos de servir al Señor.

Nuestra familia se encanta mucho con el mundo presente y quiere servir a Dios cuando puede y cuando da

Vivimos en una época de evoluciones tecnológicas y científicas tan importantes para el progreso de la ciencia y de la humanidad, pero, al mismo tiempo, vivimos una esclavitud de ese mercado, vivimos la esclavitud del mundo digital; y nuestras familias, muchas veces, están se disolviendo, porque no tiene tiempo de encontrarse, de se ver y de servir al Señor.

Muchas familia ni consiguen más rezar, porque el celular no deja, el teléfono no deja, la televisión no deja. Los computadores y todas las atracciones digitales no permiten ni que los niños estén en nuestro regazo. Los niños prefieren estar delante de una maquina que quedar en e regazo del padre, y el padre piense que es bueno y incluso pone eso como distracción.

No es para tirar nada de eso fuera, es solo para poner orden en la casa y en la familia. Estas cosas son para servirnos y no para esclavizarnos. Necesitamos servir al Señor con lo que tenemos, y no quedamos siervos, esclavos, dominados por todas estas cosas.

No perdamos nuestra familia, no perdamos nuestra casa delante de la atracción que el mundo moderno ejerce sobre nosotros. Es necesario que los padre asuman, con clareza, con el corazón y definición: “Cuanto a mí, yo y mí familia serviremos al Señor”. ¿Y tú? Tu familia a quien servirá?

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.