01 Mar 2019

El matrimonio es la unión del hombre y de la mujer bajo la bendición

¿Es imposible el hombre casar con una mujer y vivir con ella el resto de la vida?

“por eso dejará el hombre a su padre y a su madre para unirse con su esposa, y serán los dos una sola carne. De manera que ya no son dos, sino uno solo” (Mc 10, 7-8)

Cuando meditamos el Evangelio de hoy, tal vez alguien piensa que la temática del Evangelio sea el divorcio, la separación. Pero la temática principal es la unión conyugal, el valor que tiene la unión del hombre con la mujer. Nosotros no vamos analizar cualquier cosa por el lado negativo o por lo que no fue bien. No que no pasamos estudiar y comprender el porque de muchos matrimonios no van funcionar, el porque del divorcio estar presente en la vida de muchas parejas, tanto ahora como en el pasado.

Pero, si primero no nos interesamos para comprender el valor sagrado del matrimonio y, por encima de todo, sumergir en lo que él significa, vamos, muchas veces, huir del esencial, y no vamos absorber lo que el Maestro nos enseña sobre ese valor tan sagrado.

El matrimonio es la unión del hombre y de la mujer en la bendición de Dios. No es solo la comprensión de dos personas que se juntan para vivir juntos, tener hijos y formar una familia. Porque, antes de ser familia, con hijos constituidos, la pareja forma una unión que es un misterio unitivo, y forman una solo carne.

Una pareja no puede dejar de vivir en la presencia de Dios

Por supuesto que, son dos personas diferentes, géneros diferentes: hombre y mujer. Ellos han pensamientos, sentimientos y historias diferentes. Es ahí que está el misterio divino. Es Dios siendo capaz de hacer con que dos sean un; es la gracia de la matemática divina que no cabe, por veces, dentro de la lógica humana.

La pareja no debe resaltar las diferencia que hay en ellos, y sí respetarlos. Y las diferencias cuando son asomadas, acogidas, respetadas, se conviertan valores fundamentales, esenciales, maravillosos, entonces, vienen muchas bendiciones. Cuando la pareja enfatiza la diferencia como algo negativo, de hecho, la pareja se convierte insoportable.

Ahora, se intentamos acoger el diferente, trabajar primero dentro de nosotros, y no querer cambiar la otra persona primero, vamos crecer y vivir en la dinámica del amor. Pero cuando el egoísmo, el individualismo entran en la vida de una pareja, realmente se convierte difícil y casi insoportable vivir juntos.

No nos olvidemos que es una gracia divina. Por eso, una pareja no puede dejar de vivir en la presencia de Dios en todos los de su unión conyugal. Llamo la atención para un punto que es fundamental: pareja para permanecer en la bendición, necesita aprender a rezar juntos, rezar juntos y hacer de la oración una practica de la vida conyugal.

Así, todas las situaciones van ser superadas, todas las dificultades van se mejores comprendidas y asimiladas, y la gracia de Dios puede hacer superar lo que, humanamente, parece ser imposible. ¿Es imposible el hombre casar con una mujer y vivir con ella el resto de la vida? ¡No! Pero es fundamental la gracia de Dios, porque ella hace nueva todas las cosas.

¡Dios te bendiga!


Padre Roger Araújo

Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva, periodista y colaborador de la Página Canción Nueva. Contacto: padrerogercn@gmail.com – Facebook

Comentários

Pai das Misericórdias

Pedido de Oración

Enviar
  • Aplicativo Liturgia Diária

    Com o aplicativo Liturgia Diária – Canção Nova, você confere as leituras bíblicas diárias e uma reflexão do Evangelho em texto e áudio. E mais: você ainda pode agendar um horário para estudar a palavra por meio do aplicativo.